Oliva-Vélez llegó acompañado por su salchicha Eros que, acostumbrado a ir a todas partes con su dueño, se comportó como el más sobrio y silenciosos de los invitados. Clarín.