Guía para viajar con tu mascota

Guía para viajar con tu mascota

A la hora de viajar no todos los animales son iguales, la primera diferencia y quizá la más obvia es el tamaño. No es lo mismo transportar a un mastín que a un caniche o a un gatito. Los animales de pequeño tamaño por ejemplo deberán viajar en transportín, si viajan en coche pueden ir sujetos al cinturón de seguridad mediante el uso de arneses y cinturones adecuados. Los perros grandes deberán ir en la parte trasera del vehículo (maletero no cerrado), en trasportines especiales y/o separados de la parte trasera por una reja homologada.

Otro factor a tener en cuenta es la edad de la mascota. Los cachorros o los senior van a requerir una mayor atención, control de temperatura ambiental, hacer paradas más amenudo, etc.

De cualquier de estas formas los animales podrán viajar de manera cómoda y segura durante todo el trayecto. También el medio de transporte es importante, no es lo mismo viajar en coche que en avión o en tren, todas estas particularidades las podrás conocer en esta guía facilitada por Veter Salud.

La salud es muy importante
Si pensamos llevar de viaje a nuestra mascota, lo primero es asegurarnos de su estado óptimo de salud. Es importante llevar preparada la dirección y el teléfono de un veterinario en el lugar de destino para cualquier contratiempo que pueda surgir.
Recuerda que en Vetersalud dispones de la cobertura nacional en todos nuestros centros asociados.

Para viajar con un animal enfermo debemos extremar las precauciones. Antes de partir nos aseguraremos de que las condiciones del viaje no van a descompensar su enfermedad y de que llevamos su medicación y la alimentación adecuada para todo el periodo de tiempo en que estaremos fuera de casa.

En resumen, debemos visitar a nuestro veterinario antes de salir de viaje, le comentaremos detalladamente el desplazamiento que planeamos para nuestra mascota. Planificar una buena protección sanitaria puede evitarnos contagios de enfermedades poco habituales en nuestro entorno cotidiano y de consecuencias fatales para nuestro compañero de viaje. Por ejemplo, si tenemos pensando viajar a la zona de costa sur este de España es importante la prevención frente al gusano del corazón o también llamado Filariosis, si por el contrario viajas al norte entonces será más importante la prevención frente a parásitos externos como pulgas y garrapatas. En el extranjero, algunos países tienen enfermedades endémicas que hay que prevenir.

¿Qué deberíamos incluir en su maleta?
Todo lo que el animal va a necesitar durante las vacaciones, bebedero, comedero, algún juguete, su cama y su cartilla sanitaria o pasaporte perfectamente complementado y al día. Si necesita cuidados especiales es importante no olvidar el teléfono de tu veterinario e incluso llevar un informe veterinario con un resumen de su historial clínico. Es importante que lleve una identificación visual sencilla para que en caso de extravío puedan localizarnos rápidamente, una simple chapita con un número de teléfono móvil grabado puede ser suficiente.   

Consejos de interés antes del viaje
Es muy importante conocer la legislación más actual referente al movimiento de animales de compañía, sobre todo en desplazamientos internacionales, la puedes encontrar AQUÍ.

En los campings de España admiten mascotas en tiendas de campaña, sólo algunos admiten mascotas en bungalows.

En el caso de hoteles es importante informarte previamente si el hotel admite animales y en qué condiciones de alojamiento o condiciones de aceptación según el peso de la mascota.

Si pensamos en apartamentos y casas rurales en general salvo condiciones especiales no solemos tener grandes problemas.

VIAJE EN COCHE
El viaje en coche es el más cómodo para nuestra mascota, nos permite controlar la ruta, el momento del día, las paradas y siempre estamos cerca de ella.

Debemos cumplir con el Código de Circulación y llevar a la mascota en la parte trasera, debidamente sujeta para que en caso de colisión se se vea proyectado contra los ocupantes de los asientos delanteros (un perro que pesa 20 kg superará la media tonelada en una colisión a 50 km por hora) y además en ningún momento la mascota debe poder acceder al lugar del conductor e interferir en la conducción. Por ello ninguna mascota debería viajar suelta en el interior del vehículo así como tampoco deberían viajar en nuestros brazos.

Para cumplir estas premisas contamos con varias opciones, que van dese el cinturón de seguridad para perros, el transportín rígido sujeto a los cinturones de seguridad o los separadores de ambientes (red o reja).

El transportín es la mejor opción para animales de pequeño tamaño (perros, gatos y exóticos). Deberá alojarse en suelo de la parte trasera del vehículo, en el asiento trasero cogido con el cinturón de seguridad (los homologados llevan enganche para pasar el cinturón) o en el maletero del coche, de esta manera en caso de colisión el transportín no puede moverse evitando daños al propio animal y al resto de viajeros.

En el caso de usarlo para animales más grandes los alojaremos en el maletero en posición transversal a la dirección de la mancha.

También puede utilizarse una rejilla divisoria separando la cabina del maletero de los asientos traseros. De esta forma la mascota puede moverse libremente sin molestar al conductor.

Según un estudio del RACE la forma más segura en animales de gran tamaño, sería la combinación del transportín en el maletero junto con la rejilla divisora.

VIAJE EN TREN
El viaje en tren es otra opción, las condiciones del viaje en tren dependen del tipo de tren que se vaya a utilizar según la normativa de RENFE.

De acuerdo a la legislación vigente, los perros lazarillos podrán viajar en todos los trenes de forma gratuita.

En el caso del AVE y de trenes de Larga Distancia se permite su transporte siempre que no se opongan el resto de los clientes.

Deben ir con la documentación y en las condiciones higiénico-sanitarias y de seguridad previstas en la legislación vigente. El transporte se limitará a pequeños animales de compañía, entendiendo como tales, perros, gatos, hurones y aves (no del corral), cuyo peso máximo no exceda de 10 kg.

Se admitará  como máximo un sólo animal por viajero, siempre dentro de un transportín u otro tipo de contenedor cerrado, cuyas dimensiones máximas no superen 60 cm x 35 cm y que dispongan de algún dispositivo que permita contener y retirar los residuos.

El viajero que los lleve a su cargo se hace responsable de las molestias y daños que pueda ocasionar el animal.

Existe la posibilidad que la jaula ocupe una plaza, en este caso se aplicará la Tarifa General en la clase que corresponda.

En plazas acostadas sólo será posible el transporte en departamentos/cabinas completas (modalidad familiar).

El transporte es gratuito cuando el viajero que los lleve a su cargo tenga un billete en clase Preferente sentada, Club, Cama Preferente, Cama Gran Clase y Butaca Gran Confort.

Para el resto de clases se establece un precio correspondiente al 25% del asiento de clase Turista según el trayecto y tipo de tren correspondientes.

En el caso de trenes de Distancia Media y Avant, se admitirán para su transporte pequeños animales domésticos, siempre bajo la custodia del viajero que los lleve si no se oponen los otros viajeros o se producen molestias a los mismos, siendo responsable aquél de los daños que estos pudieran ocasionar. Los animales deberán ir, cuando proceda, con la guía de sanidad, en las condiciones higiénico sanitarias y de seguridad previstas en la legislación vigente.

El transporte se limitará a pequeños animales, como perros, gatos, hurones y aves, cuyo peso máximo no exceda de 10 kg.

El importe a abonar será el 25% del billete a Tarifa General del tren correspondiente en el que se efectué el viaje, no pudiéndose acoger a otras tarifas o descuentos.

Se admitirá como máximo un solo animal por viajero, siempre dentro de un trasportín con dispositivo que permita contener y retirar los residuos. Las dimensiones de la jaula no deben superar 60x 35x 35cm.

Este transporte se podrá realizar en todos los trenes de Media Distancia, si bien, podrá limitarse en aquellos trenes con saturación de viajeros. Se podrá establecer máximos por tren y coche para este transporte. Este transporte no ocupará asiento ni podrá disponer de reserva de plaza.

En el caso de los trenes de cercanías RENFE establece simplemente que se admitirán para su transporte pequeños animales domésticos, siempre bajo la custodia del viajero que los lleve, si no se oponen los otros viajeros o produzcan molestias a los mismos.

Las precauciones que debemos respetar son:
1. No es necesario llevar al animal dentro de una jaula.
2. Siempre deberán ir sujetos con correa.
3. En el caso de perros, provistos de bozal.
4. El propietario o acompañante del animal es el responsable de los daños que este pueda ocasionar.

No se emitirá billete ni se abonará cantidad alguna por su transporte. Cercanías podrá limitar su transporte a los trenes, horarios y estaciones que se autoricen en cada núcleo. Estos tramos horarios pueden consultarse en la página de RENFE correspondiente.

VIAJE EN AVIÓN
El viaje en avión hay que planificarlo con más tiempo. La mascota tiene que desplazarse necesariamente en el interior de un trasportín homologado, por lo que es muy importante acostumbrar al animal al mismo para evitar contratiempos durante el viaje.

El viaje en avión supone la tramitación de una serie de documentación requerida en el país de destino. Según el país no solo es necesario la cartilla sanitaria o pasaporte en regla, algunos países tienen requisitos especiales como un certificado oficial veterinario que ha de ser visado por el Colegio Oficial de Veterinarios y por el Consulado o Embajada del país de destino, análisis especiales, etc.

Cuando se trata de un país de la Unión Europea los trámites se simplifican pues suele bastar con que la mascota disponga de un Pasaporte Oficial, que se tramita en el centro veterinario donde se atiende habitualmente a la mascota.

Algunos países como Irlanda, Malta, Reino Unido y Suecia exigen que en el caso de perros o gatos haya sido testado previamente frente anticuerpo de la Rabia en un laboratorio autorizado.

Todos estos trámites conllevan un tiempo que debemos tener en cuenta al organizar nuestro viaje,.

Si la mascota pesa menos de 8 kg puede viajar en cabina con nosotros pero hay que realizar previamente la reserva, por que no todas las compañías aéreas autorizan la presencia de animales en cabina y además el número de mascotas en cabina también está controlado.

Las mascotas de más peso deberán viajar inevitablemente en bodega al menos que se haga en un avión privado o una compañía especializada en este tipo de vuelos.

Tanto si el animal viaja en cabina como si viaja en bodega deberá ir en el interior de un transportin homologado por la I.A.T.A. (Asociación Internacional de Transporte Aéreo), estos transportines tienen que cumplir una serie de requisitos en cuánto a materiales de fabricación, dimensiones adecuadas al tamaño, volumen y raza animal).

Cuando el perro viaje en bodega además de contar con el correspondiente transportin homologado es necesario que vaya provisto de un contenedor-dispensador de agua fácilmente accesible desde el exterior y según la duración del trayecto un dispensador de pienso seco.

Actualmente son cada vez más las mascotas que viajan en avión y las condiciones de los viajes han mejorado considerablemente así como la sensibilidad de las compañías aéreas y de su personal, pero aún sí es importante que el propietario se asegure de elegir una compañía con ciertas garantías y además se recomienda un seguro de viaje que cubra cualquier percance que pudiera surgir en los aeropuertos y durante el vuelo.

VIAJE EN BARCO
Dependiendo de la compañía, del tipo de barco y del tipo de trayecto, los animales tendrán que permanecer en el vehículo de su propietario durante todo el viaje, o viajar en sitios específicos del barco, normalmente en zona de cubierta o en zona de carga.

En algunos casos especiales el animal podrá viajar junto a su propietario (perros lazarillos).

En caso de mascotas que viajen en zonas a parte de sus propietarios, estos podrá visitarlas siempre acompañados por un miembro de la tripulación y siempre que las condiciones climatológicas lo permitan. Las visitas deberán concertarse en la oficina de información del barco antes de la realización del viaje.

Los perros que viajan en bodega, tanto a la hora de embarcar como de desembarcar tendrán que ir con correa y bozal. El resto de animales han de ir en transportin.

La tarifa de transporte de mascotas varía dependiendo de la linea naviera y de la mascota, conviene preguntar antes de embarcar.Según la compañía propietaria de la lína marítima hemos podido recoger diferentes particularidades:

TRANSMEDITERRANEA
El pasajero debe llevar los certificados de los animales prescritos por las Autoridades Sanitarias.

El transporte de animales domésticos se realizará sólo en los espacios de los buques habilitados para ello.

Los pasajeros invidentes pueden ir acompañados de sus perros guías sin cargo alguno.

La tarifa de transporte de animales varía dependiendo de la línea.

La manutención de los animales durante su permanencia a bordo será por cuenta del propietario.

La embarcación Jet Foil en la línea Las Palmas de Gran Canaria-Santa Cruz de Tenerife_Morrojable (Fuerteventura), no dispone de casetas para el transporte de animales domésticos.

Los buques Superferrys y Juan J. Sister dispone en cubierta de una zona restringida donde el pasajero puede pasear a su animal durante la travesía.

BALEARIA
Los animales de compañía viajan gratis, pero hay que informar de la presencia del animal al hacer la reserva y comprar el billete.

A la hora de retirar la tarjeta de embarque, hay que presentar la documentación sanitaria del animal.

En caso de que el animal sea un perro, tanto en el momento de embarcar como en el de desembarcar, hay que llevarlo sujeto con correa y bozal. El resto de animales tendrá que embarcar siempre dentro de una jaula/caja.

Si el viaje se realiza en un Fast Ferry, y el animal es un perro, este viajará en la zona de cubierta. El resto de animales puede viajar en el interior del barco, acompañados por sus propietarios, siempre dentro de una jaula.

Al LLEGAR AL DESTINO
Durante las vacaciones debemos mantener el nivel de educación y disciplina habituales.

El hecho de compartir más rato con nuestros peros no debe traducirse en un aumento de permisividad, son frecuentes los rebrotes de patologías del comportamiento como el hiperapego tras las vacaciones.

Debemos dedicar un rato el primer día tras nuestra llegada a localizar el centro veterinario que elegimos antes de salir, asegurarnos de su horario y de las formas de contacto con ellos.

Recordad que Vetersalud tiene una amplia cobertura a nivel nacional y que en las clínicas tenemos un protocolo de desplazados que nos permite atenderos en cualquiera de ellas con las mismas condiciones que en vuestra clínica original.

Disfrutemos de nuestras vacaciones con nuestro fiel compañero y seamos conscientes de que lo que nuestro perro deja en la calle es responsabilidad exclusiva y fiel reflejo de su dueño.

Fuente: Guía para viajar con tu mascota de Veter Salud.