Villa Baulieu: Alegoría del amor en Provence

Siempre me atrajo la corte de Francia pero la máquina del tiempo aún no existe. Muy sorprendido, después de volar con Air Nostrum, Eros y yo entramos en los dominios de la bodega Château Baulieu en la Provenza. Es una obra de amor incomparable. Protegida por pinos, almendros, viñedos de 2.000 años de actividad y trufas la Villa Baulieu nos acoge por unos días.


Volamos desde Madrid con
Air Nostrum, en Business Class, hasta Marsella. Fue un vuelo de apenas 1 hora y 20 minutos, donde la compañía se lució tanto por el avión como por el trato personalizado, el servicio, la puntualidad y un impecable despegue, vuelo y aterrizaje. Su tripulación me hizo sentir como en un avión privado. Los que prefieran venir con su propio jet o bien contratar un vuelo especial a Air Nostrum, desde España u otro destino, tienen el Aeródromo Aix-Les Milles que hasta el château tan solo hay 15 min en coche. Descendimos los primeros y ligeros de peso en el aeropuerto de Aix-de-Provance. En el hall nos recibe el chófer de mademoiselle Guénant, la princesa moderna que dirige el castillo y su viñedo.

Eros contemplando la belleza absoluta.
Eros contemplando la belleza absoluta.
Villa Baulieu, el lugar más exclusivo de la Provenza.
Villa Baulieu, el lugar más exclusivo de la Provenza.

Siempre de frente, veo la montaña Sainte Victoire, símbolo de la Provenza. Paul Cézanne la pintó ochenta veces. El chófer la recomienda por ser un lugar espectacular para la práctica del trekking. Él la sube corriendo un par de veces por semana con su perro. Sin apenas darme cuenta, se abre el portón. Unas imaginarias trompetas anuncian nuestra llegada. Estamos en Villa Baulieu. El color siena de su fachada evoca la Toscana. La majestuosa entrada, flores, agua y verde me brindan buenas percepciones. Intuyo que lo pasaré en grande con Eros. Lo afirma la sonrisa y amabilidad del mayordomo y su asistente al darnos la bienvenida.

Antes de bajar, me detengo un segundo. Respiro y doy las gracias. Me lo había imaginado increíble pero estar aquí es sorprendente, más aún, estando tan cerca de España. Estoy extasiado con este nuevo aire de grandeza. La Villa Baulieu es un museo para vivir, creo que no existe un setting igual en el mundo. Al menos en la región es única. Descubro por qué. Sobre la chimenea del anciano cráter del volcán de Baulieu, no hay otro en la Provenza y hace 17,5 millones de años que no erupciona, se alza el château después de un respetuoso tratamiento de recovery de diez años, este dominio de lujo vuelve a brillar con todo su esplendor y está más despierto que nunca. De hecho, es el hotel con más encanto de Europa y lo certifica una de sus distinciones, el Grand Prix du Meilleur Hôtel de Charme d´Europa entregada en el Prix Villégiature Awards 2014.

El agua volcánica abunda en Villa Baulieu.
El agua volcánica abunda en Villa Baulieu.

En el siglo XVI fue el territorio de una de las familias más prestigiosas de Francia, los condes de Provence bajo el reinado de Henri III. Desde entonces las familias aristocráticas, que se han ido sucediendo a lo largo de los siglos, han sabido cuidarlo muy bien preservando esta excepcional porción de Francia. Esta tradición perpetua la han heredado los Guénant, sus nuevos guardianes. La familia tiene además otro castillo en Poitiers y son grandes conocedores del l´Art de Vivre en Provence. ¡Qué ganas de conocerlo todo!

Vista del château desde las viñas de Villa Baulieu.
Vista del château desde las viñas de Villa Baulieu.

Monsieur Guénant, antes de enamorarse del segundo castillo, era propietario de 200 concesionarios en Europa. Después de una venta importante a Porsche, la familia se dedica, entre otras pasiones, a la villa y a su bodega (fundada en el 1576). Son además, mecenas en el arte y les gusta disfrutar en familia, todos los años pasan las vacaciones juntos en lugares remotos y paradisíacos.

Escaleras que conducen hacia 11 habitaciones de ensueño.
Escaleras que conducen hacia 11 habitaciones de ensueño.

Es en la cuarta generación de esta familia dedicada al mundo del motor cuando abren por primera vez las puertas de una residencia familiar para los happy few (unos pocos afortunados).

Para mademoiselle Bérengère, hija de Pierre (miembro distinguido de la Comisión de Adquisiciones del Louvre) y Nicole Guenant, esta joya de la colección de sus padres es ahora un apasionante negocio que la hace feliz. De manera exclusiva, nos ha abierto las puertas a Eros y a mí (dos noches y tres días 22.000 €). Después del flechazo, en 2002 y cuando monsieur Guénant compró la villa, en completo estado de abandono a los condes de Candolle, trajo a Bérengère y Nicole. Ella nunca se imaginó cuánto cambiaría su vida esta visita. Al parecer, Cupido también tenía reservada una flecha para ella. Bérengère, graduada en IFMHI (Institut Franҫais de Management Hôtellerie International, París), se enamoró de su volcánico terroir. Muestra de ello es que, desde su apertura en 2012, es la directora y su casa de huéspedes forma parte de Châteaux & Hotels Collection, reconocida firma de calidad que preside el gran chef Alain Ducasse. Mis anfitriones han respetado tanto el entorno como la historia de esta casa familiar de estilo italiano. La reforma fue encargada al arquitecto e interiorista Guy-Marie Kieffer y a un ejército de artesanos. Las habitaciones, a excepción de una (Alexandre Le Grand), están dedicadas a todos aquellos ilustres personajes que han hecho historia en esta región de Francia desde el año 1576.

Nuestros aposentos, la suite Pierre Robineau de Beaulieu.
Nuestros aposentos, la suite Pierre Robineau de Beaulieu.
All images are under copyright © Christian Oliva-Vélez
Felicidad absoluta.

Como si no hubiera pasado el tiempo, accedo a la habitación con monsieur David, el mayordomo de la casa, y su asistente con mi equipaje. A Eros lo llevo en brazos, a veces pienso que soy su vallet. Me sorprendo. Ahora Cupido nos tiene a nosotros en la mira, esta obra de arte me llama la atención. Él se encuentra a la derecha de mi cama, un canapé Luis XVI, un tesoro encontrado en la buhardilla y que ahora luce como nueva en la suite Pierre Robineau de Beaulieu (1691- 1764) donde nos hospedamos Eros y yo. Dicho señor fue poeta y comisario de guerra de Marsella. Compró este castillo en 1754 y lo transformó en una villa italiana en 1780. En aquel entonces, esta fue una zona de paso entre Roma y París, es comprensible entonces la influencia del país vecino. Escucho en silencio a David y lo sigo. El suelo y el papel de la pared son una absoluta maravilla. Los suelos están revestidos por piezas de terracota hexagonales originales y las paredes visten un papel auténtico del siglo XVIII con motivos “deux pigeons”.

Bureau de dame Luis XVI y tecnología en la suite Pierre Robineau de Beaulieu.
Bureau de dame Luis XVI y tecnología en la suite Pierre Robineau de Beaulieu.

Recostado sobre mi nueva cama contemplo el techo. Creo que de altura mide más de cinco metros. En el centro, cuelga una araña con caireles de cristal de roca. Entre las almohadas me han dejado, como obsequio, una elegante bolsa con almendras de la villa. Veo que en mi salón hay otro detalle de bienvenida, una botella de rosé del Château Baulieu. Detrás de este tentador caldo color frambuesa está la chimenea y, arriba, un gran espejo antiguo. Una pareja de canapés Luis XVI, cómoda de marquetería Luis XIV y un equipo Bang Olufsen sobre un bureau de dame Luis XVI y un cuadro de Louis-Michel van Loo. Unas alfombras rojas fabulosas, realizadas por encargo y a medida por la firma Codimat, invitan a caminar descalzo y a soñar.

Baño de inmersión en la suite Pierre Robineau de Beaulieu.
Baño de inmersión en la suite Pierre Robineau de Beaulieu.
Cenando con
Cenando con Bérengère Guénant.

La suntuosa colección de los Guénant tiene calidad de museo y me es confiada para mi disfrute con Eros. La televisión aquí parece invisible, como no utilizo estos aparatos, hago como si no existiera. En el interior de una de las cuatro torres almenadas del castillo tengo un vestidor y los amenities. En el baño hay frescos que parecen haber sido pintados por el mismo François Marius Granet. Una gran bañera con patas me espera de blanco impoluto. Aparte están la ducha y demás comodidades de un baño completo. A mano hay productos de L´Occitane de la línea “Olive”. Sobre un cómodo sofá está mi bata blanca.

Acogedor.
Acogedor, ideal para reuniones familiares inolvidables.

Presentado el cuarto, monsieur David y su ayudante nos dejan solos. Estoy como Eros. En nuestros aposentos de 75 m2, soy el seigneur (señor) de mi vida,  libre. Me siento inmensamente afortunado. Parece que al final la máquina del tiempo existe y su uso se encuentra reservado en exclusiva para los que elijan Villa Baulieu.

Rincones del patio al atardecer.
Rincones del patio al atardecer.

Con Eros recorrimos parte del terreno, se encontró con burros de madera, les ladró hasta que se dio cuenta de que estos no se moverían de allí. Corrió feliz. Regresé para comer con la anfitriona. Ella me espera debajo de un platanero ancestral. En cuanto la veo pienso que es la délicatesse dans le style. Conversamos apasionadamente, acabamos de conocernos. Compartimos el amor por los perros y la pasión por España. Ella tiene un retriever que por estos días está en su casa, no lo ha traído para evitar posibles desencuentros con Eros. Es todo un detalle por su parte y se lo agradezco. Vivió en Madrid, como su hermano, pero él sigue en España.

Pasamos la tarde entre viñas y árboles ancestrales. Eros está rendido. Subimos en ascensor a la suite, la temperatura es perfecta. Él se desplomó sobre la alfombra roja. Sin necesidad de ayuda de cámara, me preparo un baño con L´Occitane. Estando en Provence es la firma más acertada. Escucho cantar a Juliette Gréco y a Yves Montand. Admiro el lujo francés y lo bien que se relaciona con la alta tecnología y calidades contemporáneas. Creo que tanta belleza se merece el siguiente repertorio de fotos.

La mesa más chic se sirve en el patio.
La mesa más chic se sirve en el patio.

Despreocupado, como un noble de la corte de Luis XVI, abro las puertas y cerraduras antiguas de mi suite y elijo salir por la habitación contigua, el Salón de Música. Sobre las consolas, obras de arte contemporáneo me llenan de dicha. Me siento. El atardecer ilumina el espacio y todo el pan de oro que hay en ella. Bajo con Eros para cenar con Bérengère en el patio. Eros nos acompañó. El té lo sirvieron con calissons du roy rené, unos pequeños pasteles artesanales hechos con almendras. Estos además llevan limón. Los calissons son un emblema delicioso de la comarca desde 1920.

Dormimos muy bien ¿será la energía del cráter? En este nuevo día, abro los inmensos ventanales en estado de meditación. Percibo y aprecio todo lo que veo, escucho, huelo y toco. La calidad de la carpintería de las ventanas es magnifica y están pintadas en verde agua. El Atelier des Remparts ha sido el responsable de devolverle el lustre al heritage de las puertas y ventanas de la casa. Mi paisaje es bellísimo, el Jardín Francés me alegra con su perfecto diseño, es obra de los paisajistas Alep Paysage. Más tarde descubrí que respeta el plano y los límites establecidos en el siglo XVIII. Solo oigo el chorro de la fuente y el canto de los pájaros. Con esta danza de la vida, con Eros, salimos a correr. Más tarde, en l’orangerie y mirando a la piscina, me sirvieron mi desayuno francés. Le petite de jeneur es servido en vajilla de Limonges y cubertería de plata L´Orfevrier, así me siento como en casa. Soy de los que confirman que este ritual se disfruta más si es en una buena vajilla de porcelana, cubertería de plata, copas de cristal y mantelería de hilo. La fruta es exquisita, se nota que es de estación y de la región. La brioche recién hecha es como el beso de un amante cuando la unto con mermelada casera de melocotón.

Desayuno slow food en L’orangerie de Villa Baulieu.
Desayuno slow food en L’orangerie de Villa Baulieu.

Mientras me hago con vitaminas y proteínas para empezar el día, Eros está tomando un baño de sol en la puerta de acceso desde el jardín a la l’orangerie. Mirándolo me pongo a reflexionar. Eros es el dios del amor y Cupido es el dios del deseo amoroso en la mitología romana. Su equivalente en la mitología griega es Eros. Concluyo pues que Villa Baulieu es un domino que nos estaba esperando. De hecho, actualmente para mí no existe lugar más perfecto. Todo me gusta muchísimo. Me reservo el mensaje que creo estar recibiendo en este viaje. En cualquier caso, no cabe duda de que Eros es un aristoperro. Se comporta como si conociera el protocolo de la corte, su saber estar asombra a los de la casa y lo adoran. Él no es el único, a mí también me colman de atenciones.

Eros disfrutando en el wine safari.
Eros disfrutando en el wine safari.

Como estamos en la ruta del vino de Provence, Berengeré me está esperando con su Range Rover para hacer un wine safari por el viñedo. El paisaje de viñas es bucólico. Las trajeron por primera vez los griegos. Ella lo tiene todo impecable en su viñedo de Rognes. Le gustan mucho las bodegas que visita en Argentina con su padre y aprende también de ellas.  Produce vinos de calidad excepcional bajo la apelación Coteaux d’Aix-en-Provence. Tanto es así que, con 37 años, lidera el mercado del AOC Coteaux d´Aix produciendo un millón de botellas de rosé al año. El rosado es el vino por excelencia de la región. Eros va con la cabeza afuera de la ventanilla y con sus orejas al viento.

Vistas desde la arboleda.
Vistas desde la arboleda.
MONTBLANC me acompaña.
MONTBLANC me acompaña.

Desde el punto más alto, 460 m, compruebo fácilmente que estamos en el cráter de un volcán. Es asombroso, ni siquiera llego a ver el château ya que está en la parte más profunda. Todo lo que se ve son las montañas Alpilles del Luberon y valles. Mi nueva amiga me enseña las cuatro hectáreas de trufas negras naturales que tiene protegidas. Las trufas son el orgullo y el entretenimiento de la comuna de Rognes. Ella las busca con su perro y los huéspedes que se apuntan al curso de cocina. Los talleres se imparten de diciembre a marzo en la cocina country-style de la villa (650€- 1600€ todo incl.). David, el mayordomo, me cuenta que los huéspedes se divierten muchísimo. Bérengère es una aficionada a la cavage (búsqueda de trufas), como lo es también su abuela de Poitiers. Asimismo, respetando la costumbre histórica de Baulieu, tiene plantaciones de roble que luego comercializa. Me enseñó varios pozos de agua volcánica de 2.000 años de antigüedad, grutas, tres acueductos bajo tierra y un altar dedicado a la Diosa de la Primavera que data del Periodo Augusto.

Disfrutando de los vinos de la casa.
Disfrutando de los vinos de la casa.

Un vino es vida, es como una buena película: dura un instante y te deja en la boca un sabor a gloria. Federico Fellini.

Bérengère Guénant disfrutando con Steinway & Sons.
Bérengère Guénant disfrutando con Steinway & Sons.

Escuchando la “1812 Overture, Op. 49” en el Beoplay A8 de Bang Olufsen, me visto para bajar a cenar. Vestido con mi smoking, me encuentro con un legendario Steinway gran concierto, un gran amigo de los Guénant. Tomando un aperitivo, Bérengère toca un rato hasta que nos avisan que la cena está servida. Nos abren las puertas del comedor. Velas y la “Cantata italiane” de G. F. Handel. Al fondo, una ornamental chimenea blanca típicamente provenzal (técnica gypseries) realizada in situ por expertos artesanos. Por doquier, piezas de plata reluciente. En este ambiente extraordinario cato con Bérengère los grandes vinos de Provance, los de Villa Baulieu (8- 30 €). Son modernos. El enólogo es el talentoso Stéphane Derenoncourt, una firma de excelencia en Francia, Europa y en el mundo. Los acompañamos con platos sencillos, sabrosos y bio. Mis preferidos son el tinto Cuvée Bérangère (Syrah y Cabernet Sauvignon) y el rosado Cuvée Alexandre (Grenache, Syrah, Cabernet Sauvignon): délicieux! Es curioso, tuvieron un vino al que llamaron “Eros”. Bérengère me aseguró que lo probaré más adelante. De postre, pan perdu (tostada francesa): ¡es exquisita! Siempre me ha gustado más que las torrijas. Todo lo ha hecho David, el mayordomo de los Baulieu. Él viene de trabajar en el hotel La Mirande (Avignon), es Master Sommelier, Patissier y Cheese Master. Su cocina es sencilla pero es apreciada por reconocidos gourmands internacionales como Michel Guerard. Durante los quesos, llega un intenso viento mistral y al parecer viene para quedarse un par de días.

Augurando buen tiempo, Bérengère me comenta que la próxima semana florecerá la rosa fée des neiges. Esta rosa blanca decora el muro de la entrada del château casi todo el año, salvo los meses de noviembre a enero. Después de esta elegante cena, fui a buscar a Eros para que nos acompañe a tomar el té en el salón del clavicordio del siglo XVII. Aunque parezca una locura, por que no sé tocarlo, hice sonar sus teclas por un rato. Un capricho que me permitió Bérengère sin dudarlo. Es mi instrumento favorito.

Después de contemplar las estrellas, no despedimos. Sobre la cama me espera una caja de Puyricard, elchocolatero más afamado de la Provenza. Así acaba otro día inolvidable con mi perro.

Taller de cocina exclusivo a cargo de monsieur David.
Taller de cocina exclusivo a cargo de monsieur David.
Monsieur David enseñándome cómo hace el "pan perdu".
Monsieur David enseñándome cómo hace el “pan perdu”.

He dormido como un ángel, aquí el silencio es absoluto. Desayuno fruta riquísima y monsieur David me espera para aprender a hacer una tostada francesa en la cocina. La mice en place es muy sencilla y rápida de preparar. Luego mezclan los ingredientes: un vaso pequeño de leche entera ecológica con un huevo de granja y un vaso de azúcar de caña. Después, sobre una sartén de hierro, coloca una pequeña cuchara de mantequilla de la región y la calienta a fuego fuerte. Huele a biscocho. Corta una rebanada de la brioche que hizo ayer y la coloca en la sartén. Con delicadeza, la dora de un lado y del otro. Emplata espolvoreando la tostada con azúcar glas. Me lo sirve en la mesa de esta magnífica cocina junto a unas flores de los jardines del château. Sin duda, este sabor me lo llevo a casa. Siempre que lo haga, volveré a sentir el aroma y el sabor de la cocina de Villa Baulieu.

Mirando hacia al futuro desde Villa Baulieu, estas son las primeras muestras de la colección de accesorios.
Mirando hacia al futuro desde Villa Baulieu, estas son las primeras muestras de la colección de accesorios.

Eros pasea por la villa como si lo hiciera todos los días, reconoce el camino, cada árbol y fuente de agua. Incluso tiene sus favoritos, el riachuelo cercano a la piscina es donde más le gusta pararse a beber. David me había preparado en el patio un espectacular club sándwich con sabrosos vegetales, quesos y pollo de la Provence. Lo acompañé con el cuvée rosé de Alexandre, es el nombre del hermano de Bérengère. De postre, un queso fresco de cabra con melocotón y miel. El elixir vino acompañado de un sobre muy importante que estaba esperando. La firma Laura Domort me hizo llegar al castillo las primeras muestras de la colección de accesorios para perros que estamos creando juntos. Estoy abriendo el paquete como si fuera mi primer regalo de cumpleaños: ¡estoy muy emocionado! De hecho, cumplo años el domingo y este es el mejor regalo que me puede hacer la vida a mis 42 años. Le pongo a Eros el arnés y una de las correas. Es evidente que han sido realizadas con cariño en Ubrique por expertos artesanos y con la mejor piel del mercado, la misma que utiliza por ejemplo la firma Prada. Son de color naranja, mi color. Me encanta como han quedado. ¡Qué mejor lugar que estrenarlas aquí!

Con tanta alegría, pienso que si me quedara más días visitaría el Atelier Cézane está en Aix-en-Provance. En el Lubéron et ses villages también están los pueblos de Cadenet, Lourmarin, Bonnieux, Gordes… Aquí no acaban los planes. En esta región se dan cita prestigiosos festivales como el d´Art lyrique d´Aix-en-Provance (julio), el Internacional de Piano de la Roque d´Anthéron (julio-agosto) y otros donde el mayordomo puede encargarse de conseguir el mejor asiento. Las playas están a una hora en coche, en la mayoría se puede ir con perro.

Cuando estaba en Aix tenia la impresión que me encontraría mejor en otro lugar, ahora que estoy aquí, echo en falta Aix… Cuando uno ha nacido allí, esta perdido, ya no le atrae ningún otro lugar. Paul Cézane.

Por lo pronto, elijo quedarme a pasar el día en la villa. Su piscina de 20 metros a 27º de temperatura, el hamman y el jacuzzi en la torre me brindan un placer inolvidable mientras Eros disfruta en el jardín con su Squeezz Ball de KONG.

Traje TOMMY HILFIGER, camisa HARMONT & BLAINE, fular LORO PIANA, alpargatas GIOSEPPO, reloj MONTBLANC, gafas GUCCI y sombrero Panama.
Traje TOMMY HILFIGER, camisa HARMONT & BLAINE, fular LORO PIANA, alpargatas GIOSEPPO, reloj MONTBLANC, gafas GUCCI y sombrero Panama.

No camines delante de mí, puede que no te siga. No camines detrás de mí, puede que no te guíe. Camina junto a mí y sé mi amigo. Albert Camus.

All images are under copyright © Christian Oliva-Vélez
Beetle pistacho. Traje y camisa TOMMY HILFIGER, gafas GUCCI y reloj MONTBLANC.

Bérengère me ofrece un programa irresistible. Con su beetle, color pistacho de los años 70, nos vamos a visitar el marché (mercado) de Lourmarin. Descapotados, conduzco yo, llegamos a este pueblo típicamente provenzal. Ella me cuenta que es un sitio chic, muestra de ello es que aquí los precios de las viviendas valen lo mismo que en París. Me compro un Panama en Ophélia´s, los sombreros los realizan tejedoras en una asociación de comercio justo en Ecuador. Bérengère me cuenta que monsieur Guénant siempre lleva puesto un Panama cuando está por aquí. Compartimos la misma preferencia, es el complemento perfecto. De hecho, ella también los utiliza mucho y tiene una colección.

De regreso, me doy un baño en la piscina y tomo el sol. El equipaje está listo y el chofer nos espera. Miro por primera vez atrás, la verja se cierra y ponemos rumbo a Marsella. Estoy feliz de haber elegido Air Nostrum para hacer este trayecto, todo son facilidades y comodidad.

Al poco rato ya estaba abriendo la puerta de casa. Eros se reencontró con sus amigos del parque pero su alegría no es la misma que en Villa Baulieu. Como aun no he degustado el vino “Eros” de su bodega, visitado el atelier de Paul Cezanne ni trekking por Sainte Victoire, tengo excusas suficientes para regresar. À bientôt Bérengère!

DOG FRIENDLY tips: Hab. con desayuno y merienda 400€- 1.370 €. Tel. de contacto para reservas: Beatriz Pastrana +34 607 229 390 de www.eventsofexcellence.es.