Roma, el perfume divino: Últimos días

Foto tomada en el Portrait Roma. Audrey Hepburn, Roma 1955. Archivo Magnum/ Contrasto.

Empecé esta crónica con el Papa, cuando bendijo a Eros, y unas anécdotas de Goethe. Estuvimos en Casa Howard. Ahora, nos vamos con el romanticismo de lord Byron a pasar una noche en el Portrait Roma, el refugio más sofisticado de la Ciudad Eterna.

Sin necesidad de vagar, tenemos por delante un día lleno de cariño y Roma nos espera con regalos. Antes de continuar, subrayo que, por varias razones, el Barón está presente, una de ellas es por su amor a los animales. En la tumba de Boatswain, su Terranova, dejo escrito el “Epitaph to a dog”.

Aquí Reposan

los restos de una criatura

que fue Bella sin Vanidad

Fuerte sin Insolencia,

Valiente sin Ferocidad

y tuvo muchas de las virtudes del Hombre

y ninguno de sus Defectos… Lord Byron, 

All images are under copyright © Christian Oliva-Vélez
Monumento de la Inmaculada Concepción situado frente al Palazzo di Spagna.

Eros nació en el mismo mes que Boatswain (mayo de 1803). Ambos son Tauro, el signo lo descubrí esta semana con el horóscopo de Advantix. Las causalidades me atraen y mucho. Después de desayunar, dejamos Casa Howard, son adorables: ¡regresaremos! A pocos pasos, nos adentramos en el hogar de la elegancia, esta vez, firmada por los Ferragamo. Para este último día elegí el Portrait Roma de Lugarno Collection, propiedad de la familia Ferragamo (HD a partir de 500 €). Con todo su esplendor, esta gran casa es dog friendly y no cobra ningún extra por hospedarse con el mejor amigo del hombre (máximo 10 kg). Tiene 14 habitaciones, me costó encontrar disponibilidad. Eros fue recibido con mimos, la recepción aquí se hace de forma privada y discreta.

All images are under copyright © Christian Oliva-Vélez
Puerta de hotel PORTRAIT ROMA.

Me distraje y Eros se fue escaleras arriba, un butler lo acompañó en su exploración. Huele a flores y frutas del mediterráneo, son los amenities Tuscan Soul by Salvatore Ferragamo. En la suite, a Eros también les esperaban amenities de excelente calidad: cama, pelota, bowls y una chapa identificatoria de lujo. Tenemos una cocina equipada, un salón maravilloso, una horma de museo y fotos de Salvatore Ferragamo y de La Dolce Vita. Toda esta conmemoración es obra del arquitecto Michele Bönan.

All images are under copyright © Christian Oliva-Vélez
Bicicleta del hotel PORTRAIT ROMA.

Subimos a su rooftop, vistas de 360 grados sobre Roma no se ven todos los días. La de Piazza di Spagna es memorable y más desde este ángulo. En realidad, sabemos cómo es y la tenemos registrada en la memoria porque ahora mismo está cubierta por Carla Bruni, que está plasmada en una lona publicitaria de Bvlgari. Las bicicletas vintage del Portrait están listas para montar. Son una tentación, pero preferimos pasear con Eros.

Mi madre lleva “Signorina” y yo “Acqua Essenziale Blu”, los dos perfumes que tenemos en la suite. Al parecer, el cielo está con ganas de llover. Sin importarnos, paseamos por los alrededores. Elegí ambos hoteles por su proximidad con todo lo que me interesa de Roma. Por fuera, visitamos el Panteón y nos sentamos en Piazza Navona. Cuántas payasadas recuerdo que hicimos aquí durante el viaje de fin de curso del Colegio Santa Helena (La Moraleja).

Sin plano, nos adentramos por el Trastevere. En este laberinto de adoquines y casas de color rojo pompeyano, Siena, amarillo de Nápoles, vivieron muchos hombres con talento, intelectuales y artistas. Está de moda. ¿Byron se habrá sentado en estos cafés con amantes y amigos? Seguro que sí, lo investigaré. Por lo pronto, no soy un don Juan como lo fue el poeta inglés pero, sentado aquí en el Ristoranti Sabatini (Piazza di S. Maria in Trastevere), es entretenido mirar. Hablamos con mi madre de la Divina Comedia, una obra que ella admira y le agradezco que me la haya regaló hace tiempo.

Pasada la una de la tarde, llegamos al Café Illy (Via dei Due Macelli, 59D), donde tenemos una cita muy especial. Abajo tienen la tienda con cafetería y arriba el exclusivo restaurante Molto Libreria con Cucina (p/p 40 €). Nos gusta todo. Durante este viaje, hemos venido varias veces. En esta ocasión, quedamos a comer con Liletta Colonna y su hijo, Hugo Bertolucci. Giovanni Bertolucci, su padre, que ya no está, fue el productor de la película “El inoncente” de Luchiano Visconti y trabajó en varias películas con su primo, el galardonado Bernardo Bertolucci.

All images are under copyright © Christian Oliva-Vélez
Fontana di Trevi.

Liletta Colonna y mi madre son amigas desde la infancia, cuando mi familia vivía en Roma. Ella pertenece a una de las familias nobles más ilustres. Eros y el perro de Bertolucci, un beagel parecen entender que ellas son las protagonistas, cada uno está en su sitio y se están portando muy bien. Estamos conversando muy a gusto. Nos atiende Gino, es el camarero más amable de la ciudad. Nos dejamos llevar por sus recomendaciones. Massimiliano, el cocinero, prepara una comida sencilla y sabrosa, como della nonna (de la abuela). Con el antipasto nos sirvió un pan casero y aceite de oliva extra virgen bio de Sicilia (Molto). A propósito, a Liletta se le incendió su villa de la Toscana, una tragedia. Gino me cuenta que los hermanos Lorenzo y Marco, propietarios de Molto, tienen tres Jack Russel. Ahora entiendo por qué los perros son bienvenidos aquí. Elegí una ensalada de bacalao con tomate, albahaca y garbanzos. No faltó el vino, también de Sicilia, un Ben Ryé de Donnafugata. De postre, un Ciambellone con crema acompañado de un Muffato della Sala, un excelente vino aromático, fresco. Con arte del latte, Gino sirvió los cafés queriendo imitar la huella de un perro.

Liletta Colonna, mi madre, Eros y yo.
Liletta Colonna, mi madre, Eros y yo.
All images are under copyright © Christian Oliva-Vélez
Eros en Villa Borghese junto a la escultura de lord Byron.

Mi madre y su querida amiga hubieran seguido conversando eternamente, el tiempo se acaba. Nos despedimos en la Fontana di Trevi. Aunque están restaurándola, lanzamos unas monedas. El deseo no es ningún secreto, es costumbre desear regresar a Roma. Como no la he saqueado, siento que aún me quedan muchos tesoros por descubrir y compartir. Por lo pronto, sí ganas de peregrinar. Un taxi nos llevó hasta Villa Borghese. Eros necesitaba un buen paseo. Hizo sus necesidades junto a lord Byron mientras leíamos la inscripción de la escultura, que pertenece a su poema “Las peregrinaciones de Childe Harold”. Recogí la ofrenda de Eros y él se puso a correr de felicidad. Esté dónde esté lord Byron o Boatswain, Eros eligió dejar ahí su rastro, curioso.

All images are under copyright © Christian Oliva-Vélez
Disfrutando, sin correa, en Villa Borghese.

Hay placer en los bosques sin senderos, hay éxtasis en una costa solitaria. Está la soledad donde nadie se inmiscuye, por el océano profundo y la música con su rugido: No amo menos al hombre pero si más a la naturaleza. Lord Byron. 

All images are under copyright © Christian Oliva-Vélez
Sac Chien, el transportín de LOUIS VUITTON.

Mañana regresamos a Madrid con Vueling. Estamos en Via Condotti y por investigar, como con Laura Domort estámos creando una colección de complementos para perros Made in Spain, entramos en Louis Vuitton para ver su transportín. Apenas tiene ventilación, no encerraría a Eros y menos en un bolso de 2.690 €. Animé a mi madre a que me acompañara a la boutique de Salvatore Ferragamo, no lo conseguí y se fue a caminar. Mientras me pruebo unas cosas, a Eros le dejan subirse al sofá y le dan mimos. Recibió trato privilegiado. Ver cómo otros saben tratar a los animales es muy reconfortante, creo que esta sensibilidad es propia de las personas que hemos crecido en contacto con ellos y la naturaleza. ¡Grazie Ferragamo!

En la boutique de SALVATORE FERRAGAMO de Via Condotti.
En la boutique de SALVATORE FERRAGAMO de Via Condotti.
All images are under copyright © Christian Oliva-Vélez
Toallitas higiénicas con cidronela de SANO&BELLO (BAYER), un “must have”.

Llueve. En la habitación, limpio a Eros con las toallitas higiénicas de Sano&Bello de BAYER: ¡son perfectas! Mientras preparo algo de picar, mi madre está haciendo ejercicio. El equipamiento es de Technogym. Vemos “Desayuno con Diamantes”. Me quedo dormido cuando Audrey Hepburn canta “Moon River”. ¿Habrá sido un recuerdo somnifero de mi infancia? Para hacerme dormir, mi madre tocaba la guitarra y me cantaba canciones como esta en varios idiomas.

All images are under copyright © Christian Oliva-Vélez
Mesa de noche con el mensaje “Be green with us” y su piña.

My huckleberry friend viene a despertarnos. El Portrait Roma es un santuario de refinamiento, hemos dormido muy bien. Es un placer estar aquí. Dejo la piña en la mesa de noche, esto indica que al hacer la habitación deben cambiar las sábanas, lo contrario sería dejarla sobre la cama. Esta acción la titulan Be green with us (se ecológico con nosotros). Me parece un gesto original, sencillo y elegante que invita a proteger el medio ambiente. Su cocina es ecológica pero no alcanzamos a probarla.

Después de un express checkout, otro servicio de lujo, dejamos el charm de La Dolce Vita —que se originó en Capri y no en Roma como todos creen—. Nos dirigimos al Fiumicino Airport Leonardo da Vinci donde nos espera Vueling para llevarnos de regreso a España. Reviso imágenes. Disfruto con los recuerdos. Reflexiono. El presente no podía ser más idílico. En este viaje se ha fortalecido un nuevo vínculo emocional, el de mi madre y Eros. Me hace inmensamente feliz ver cómo se adoran.

Existen muchas romas, no viví la de Goethe ni la de lord Byron. Tampoco es un cuento de Andersen. La mía ha estado perfumada con el aroma de mi madre y tengo claro que Eros es el mejor compañero de aventuras: contamos con la bendición del Papa Francisco.