Descubriendo los gustos de SALVADOR DALÍ

Con Eros en el Bar Krug del RITZ MANDARIN ORIENTAL. Foto: David Suárez Fernández.

En 1926, un joven Salvador Dalí acudió al Ritz con la intención de cortarse el pelo, como solía hacer. Tras visitar la peluquería, se dirigió al bar del hotel y decidió probar su primer cocktail.

All images are under copyright © David Suárez Fernández.“¿De qué clase, señor?”- preguntó el camarero.

“De los buenos”- respondió Dalí, que ignoraba que hubiese varias posibilidades. Encontró el primero delicioso y pidió un segundo.

En éste, creyó ver un pelo blanco en el fondo de la copa. La aparición de su primera cana le pareció un signo de buena suerte.

“He aquí mi primer cabello blanco”– se dijo.

Con la intención de sacarlo, introdujo un dedo en la copa y rápidamente sintió un dolor punzante.  Su dedo empezó a sangrar. Enseguida se dio cuenta de su error, no se trataba de una cana sino simplemente, de una grieta en el fondo del vaso.

Danili, cocktail del Ritz.Avergonzado, pidió la cuenta, que era de 3 pesetas, y pagó con un billete de 25 pesetas, dejando el resto de propina al asombrado camarero. Junto a la barra, una dama disfrutaba del aperitivo. Llevaba un colorido sombrero decorado con cerezas de tela. En el mostrador había también un frutero repleto de apetecibles cerezas.

Antes de marcharse, Dalí pidió permiso a la dama: “Señora, ¿me regala una cereza de su sombrero?”

“Con mucho gusto”- respondió la dama.

Con un cuchillo, que pidió prestado al camarero, Dalí cortó por la mitad la cereza de tela y la auténtica, uniéndolas por el tallo natural, las dejó en la copa y se marchó no sin antes decir al sorprendido camarero: “He creado un nuevo cocktail”.

Como homenaje a esta bonita historia, narrada por el propio Salvador Dalí en sus memorias, el Hotel Ritz Madrid ofrece a todos sus clientes la posibilidad de degustar un Dalitini, un cocktail inspirado en el primero que el famoso artista probó en el Bar Velázquez, que ahora es el Bar Krug (18€).

En mi caso, acudí al bar con Eros y me encantó, pero no pude seguir el ritmo de Dalí, no sería capaz de tomar un segundo.
All images are under copyright © David Suárez Fernández.Ingredientes

  • Ginebra (Gordon’s)
  • Vermut seco (Martini Dry)
  • Cereza natural o Guinda (según temporada)
  • Pulpa concentrada de cerezas del Jerte

All images are under copyright ©  David Suárez Fernández.Preparación
Colocamos hielo en una copa de cóctel y en el vaso mezclador.

Refrescamos la copa y luego el vaso mezclador empleando la cuchara mezcladora y haciendo girar el hielo. Después retiramos el agua formada en el vaso mezclador sin retirar el hielo (también retiramos los hielos de la copa de cóctel) y ponemos tres partes de ginebra y una de Vermut seco y removemos los ingredientes utilizando la cuchara mezcladora.

En la copa, colocamos al fondo la pulpa concentrada de cereza (la cantidad de media cucharilla de café). Servimos con la ayuda de un colador para que no caigan los hielos. Con un gotero se echan, desde una distancia de 20 cm, 2 gotas de pulpa concentrada de cerezas. Decoramos con una cereza o una guinda (según temporada).