Homenaje al Mediterráneo

Llegando con Eros al puerto de Capri. Gafas GUCCI y sombrero "Mónaco" Lock & Hatters. Fotos: Christian Oliva-Vélez.

Imagina un viaje alrededor del Mediterráneo. Imagina días y días a bordo de un velero con la mejor tripulación.

Te encuentras lejos de tu hogar y de la rutina, con la compañía de los perfumes de aquellos lugares que visitas y de la brisa. Esta es la historia de un hombre que ha vivido y experimentado el Mediterráneo. Erase un vez… Suelta amarras, déjate llevar por la imaginación que despiertan los aromas que aquí comparto.

Esta carta de navegación la ha ideado Carthusia. Los viajes olfativos que brindan sus fórmulas naturales, de origen caprese y realizadas a mano, te llevarán desde el Maghreb a Sicilia, de los puertos de Turquía a España y a la Provenza. Al Sur otra vez, navegando por las islas del Golfo de Nápoles hasta llegar a Capri.

La sirena, el emblema de Carthusia.
La icónica sirena floreada, el símbolo de Carthusia creado por el pintor Mario Laboccetta.

Los perfumes son muy evocadores. Durante mi etapa escolar, de forma similar, navegué varios veranos con mi familia. En nuestro caso, la travesía era de Menorca a Cerdeña, de Córcega a la isla de Elba, de Mónaco a Canes, St.-Jean-Cap-Ferrat, Saint-Tropez, Portofino, Cap d’Antibes… Los aromas registrados perduran en mi memoria olfativa y hacen que disfrute al máximo de mis recuerdos. De pequeño lo hacía por el Río de la Plata, es maravilloso pero estoy enamorado de la riqueza del Mediterráneo.

En la primavera del año pasado, pasé unos días con Eros en Capri (descúbrelos haciendo clic aquí). Allí nació la Dolce Vita, el emperador Augusto sentía gran pasión por la isla y mis abuelos maternos también. Me emocionó mucho visitarla. En esta isla fulgurante de sol, nos hospedamos en el Al Mulino, un hotel familiar muy recomendable. Paseamos por fragantes senderos, me hice con un ramo de flores silvestres y visité la perfumería Carthusia, fundada en 1681. En el local, Eros se revolcó en el suelo de terracota, de tantas pruebas olfativas diarias que allí se hacen, las baldosas estaban impregnadas de aromas sublimes. Estaba encantado, le faltó bailar una tarantela. Esta vez, me hice con una fragancia que me fascinó. Se me acabó y es ahora cuando comparto esta experiencia sensorial, hace muy poco que revelo mis perfumes, siempre los he mantenido en secreto. Además, en estos días, estoy leyendo “La historia de San Michele” de Axel Munthe y escuchando el canto de los pájaros de la montaña Barbarossa, un santuario para las aves migratorias creado por el autor sueco en la isla. Tengo a Capri muy presente.

El alma necesita más espacio que el cuerpo. Axel Munthe.

Continúo con el leitmotiv de Oud. El Mediterráneo fue el escenario de batallas e invasiones, también de comunicación e intercambio. Este es el espíritu de Oud, la nueva línea de Carthusia: el encuentro de los aromas de las culturas del Mediterráneo junto a los olores de los mercados de Medio Este y las dulces notas de lavanda, pimienta azul y flor de azahar.

Laboratorio de Carthusia.
Laboratorio de Carthusia.
1681, un perfume
1681, el perfume que más me apasiona de Carthusia. Su fuerte esencia de incienso puede hacerte enloquecer (55/75 €).

Inmerso en la atmósfera de Carthusia, descubrí Infinity, Secret y Mediterranean Oud, me quedé con esta última (95 €). Sus notas de naranja y limón, frutos que crecen alrededor de la costa Amalfitana, en Capri y Sorrento, y de las especies, crearon, hasta hoy, un rico perfume de ambiente en mi casa. Es elegante y sensual. De todos modos, me gustan todas sus creaciones, son únicas. En fin, Carthusia Capri es una visita que te brindará una emoción muy intensa e inolvidable.