Un viaje a Nantes: Primer día


A bordo del reactor de Air Nostrum, pensando en el submarino del capitán Nemo, sobrevolamos el Atlántico y el Loira. Nos espera Nantes, capital Atlántica, y otros destinos sorpresa.

Después de 1 h y 25 min de vuelo desde Madrid, desembarcamos a pie de pista. Saco a Eros de su transportín. Como Conseil, el ayudante del biólogo en la novela de Julio Verne, Eros no se queja, se porta bien y me acompaña en todos mis viajes. Un chófer nos está llevando al centro. Miro por la ventana. Disfruto con la arquitectura típica francesa, todas las casas se me muestran elegantes. Accedemos al centro histórico, reservado para residentes y taxis. Estoy fascinado.

Paseando por el barrio de Graslin.
Paseando por el barrio de Graslin.

Por una calle peatonal del barrio Graslin, llegamos al Hotel Pommeraye. Es muy sencillo, ha sido premiado por su compromiso medioambiental y está muy bien ubicado. A escasos pasos, paseamos por el coqueto jardín Cours Cambronne (en verano abre 8:45 a 19:30). Al verlo, me recordó al Pale Royal de París. A pocos metros, encontré una tienda fabulosa para Eros, Hariet & Rosie. Continuamos hasta el Musée Dobrée, una palacio de estilo neo medieval que abrió sus puertas esta primavera. En el Museo de Ciencias Naturales hay una exposición dedicada a las hormigas.

Parte de mi ritual: tratamientos SHISEIDO, after shave LAB SERIES y colonia L´OCCITANE.
Parte de mi ritual: tratamientos SHISEIDO, after shave LAB SERIES y colonia L´OCCITANE.
Rue Voltaire tiene la esquina más bonita de la ciudad.
Rue Voltaire tiene la esquina más bonita de la ciudad.

En la “Guide Les Tables de Nantes Édition 2016” encuentro una amplía y detallada oferta gastronómica. Me espera una mesa en la brasserie La Cigale (año 1895). Me visto elegante. Eros me acompaña. Afuera, en la entrada de este restaurante ubicado en la plaza Graslin, un hombre prepara ostras y cangrejos. Entramos. La decoración Art Nouveau es espléndida, me deja asombrado. Sus puertas están abiertas todo el día (15- 50 €).

Brindando en La Cigale, el restaurante más top de Nantes.
Brindando en La Cigale, el restaurante más top de Nantes.
Los perros son bienvenidos en este elegante resto. Eros lleva collar y arnés de MASCOBOUTIQUE.
Los perros son bienvenidos en este elegante resto. Eros lleva collar y arnés de MASCOBOUTIQUE.
Dama con perro, un fresco de La Cigale.
Dama con perro, un fresco de La Cigale.

La película “Lola” (1961) de Jacques Demy, con Anouk Aimé y Marc Michel, se rodó aquí. Con la imagen de aquel cabaret, pido un Muscadet de Louis Métaireau, vino blanco seco de la región, con ligeras burbujas y afrutado. Unto mantequilla ligeramente salada, esta es de Bretaña, la más rica del mundo. Podría solo cenar esto pero pido, tartare de daurade royal aux coquillages et borage cress (9,50€), pave de salmon d´Ecosse mu cuit, beurre blanc Nantais (17,90 €) y, de postre, crémet nantais de chez Beillevaire aux fraises gariguettes (8,80 €) servido sobre un plato rojo de la firma Medard de Noblat y acompañado con un Chateau de la Roulerie Coteaux du Layon, un vino excelente del Valle del Loira, me encantó. La cena fue: superbe!

Gracias querida Cigala, estabas muy rica. Fréderic Beigbeder.

All images are under copyright © David Suárez Fernández.
La plaza de Graslin es el núcleo vital del barrio más elegante de Nantes.
Fuente
Fuente Wallace en la place de la Bourse.

Al salir, la opera Graslin está iluminada. Bajamos hacia el río. En el recorrido encontré bares y restaurantes muy animados. Aún así, la tranquilidad reina en la ciudad. Mañana está previsto un día veraniego. Después de esta noche con sabor a mar, me apetece mucho acércame a la costa. Un día da para mucho y más estando en Francia, donde los trenes de alta velocidad facilitan el poder vivir nuevas experiencias en pocas horas. París está a menos de dos horas y media en el TGV y La Baule a menos de una hora. Me atrae La Baule, uno de los destinos más chic de Europa y conocida como <<la reina de las playas>>. Mañana, después de recorrer parte de los 12 km de Línea Verde, trazada en el suelo de Nantes, me pasaré con Eros por la estación de tren. El próximo jueves, les contaré cómo es este balneario de la buena vida que fascina a la alta sociedad parisina.