Barceló La Bobadilla, un oasis en el corazón de Andalucía

Vistas de la finca y del hotel Barceló La Bobadilla.

Largos paseos perfumados de encinas y olivos, baños de luz y gastronomía andaluza conforman un territorio de placer en la Sierra de Loja.

Viajando por Andalucía, entre cumbres y con un sol abrasador, los sueños y las ilusiones se encuentran en este palacio de estilo nazarí, es un 5 estrellas Gran Lujo. Este destino resulta ideal para ir con perro, se puede llegar en coche, AVE o avión. Está a 40 minutos aproximadamente por autovía desde Sevilla, Córdoba o Málaga. Además, en invierno o en verano, invita a hacer alguna escapada a la montaña o la playa, está tan sólo a 100 km de Sierra Nevada y a 80 km de la Costa del Sol.

Irresistible, así es la piscina de La Bobadilla.
1.500 metros irresistibles, así es la piscina de La Bobadilla.

La Bobadilla permite la entrada de perros según su peso y tamaño (HD desde 189 €; 20 € por el préstamo de una cama para el perro, es opcional). Las habitaciones tienen el suelo de terracota, un material muy fresco y fácil de mantener impecable. Otro dato importante es que, limpian todo con productos ecológicos. Para salir a pasear está la dehesa. Las aves granadinas es todo lo que se oye. Por la seguridad del perro, conviene estar atento al Águila Real, es muy veloz, y al Buitre Leonado, que a falta de carroña, puede estar también hambriento. Entre encinas, hay varios senderos para recorrer. Tener en cuenta que los perros no podrán acceder a las áreas de restauración y a las zonas comunes (piscina, Spa, restaurantes).

Las vistas son pintorescas, se pueden disfrutar desde cada habitación.
Las vistas son pintorescas, se pueden disfrutar desde cada habitación.

La niña del bello rostro
está cosiendo aceituna.
El viento, galán de torres,
la prende por la cintura.

Federico García Lorca.

Por otro lado, me sorprendió descubrir que La Bobadilla es sostenible. Es el único hotel que utiliza la biomasa del hueso de aceituna como fuente de energía para su calefacción y agua caliente. En esta línea eco-friendly, en los 350 hectáreas de la finca se pueden dar paseos a caballo. Para los ciclistas y senderistas, también tienen acondicionados 4,5 km de una antigua línea de ferrocarril. Además, se puede jugar a la petanca, al pádel, al tenis, al badminton y al ping-pong. En agosto, por el intenso calor y conociendo la comarca, aconsejo hacer cualquiera de ellas solo a primera y a última hora del día. Y por su puesto, siempre hay que llevar agua fresca para el perro. Además, conviene mojarle las axilas y las orejas para evitar el golpe de calor, es muy peligroso (sucede cuando la temperatura corporal rebasa los 40° C).

Planes para hacer a primera hora o al atardecer, rutas a caballo o en bicicleta por la dehesa.
Planes para hacer a primera hora o al atardecer, rutas a caballo o en bicicleta por la dehesa.
En este hotel, la buena mesa está asegurada.
En este hotel, la buena mesa está asegurada.

En cuanto a sus propuestas gastronómicas, tiene dos restaurantes. La Finca, recomendado por la Guía Michelín, es conocido por ser uno de los mejores de Granada y su provincia. A su cocina tradicional, que utiliza muchos insumos ecológicos, la acompaña una amplia referencia de vinos. El Cortijo, el otro restaurante, ofrece la oportunidad de disfrutar de la cocina andaluza en su imponente terraza, con las mejores vistas a los olivares y a las montañas, o en el comedor de aire mozárabe. En cualquier caso, lo que no hay que dejar de probar es el gazpacho, el salmorejo y el caviar de Riofrío, cuyas gélidas aguas han permitido la cría de caviar ecológico.

Sin duda, este destino es sorprendente. No olvidemos que estas tierras, en estado casi salvaje, pertenecieron en su día a la Taífa de Granada, al los reinos nazarí y de Granada y, más tarde, los bandoleros hicieron de las suyas. Ahora, en esta finca reina el equilibrio, la paz. Por lo tanto, hospedarse en La Bobadilla con tu mejor amigo de cuatro patas es un must go!