Relais & Chateaux Hotel Orfila, intimidad absoluta, cap. 1

Eros con su collar suizo de MASCOBOUTIQUE en nuestra Deluxe Suite del Relais & Chateaux Hotel Orfila, Madrid. Fotos: David Suárez Fernández.

Discreción, lujo y gastronomía con honores se encuentran en el corazón del barrio más poderoso de Madrid.

All images are under copyright © David Suárez Fernández.
Nuestra habitación.

Otoño. A pocos días de viajar a Buenos Aires, nos dimos un homenaje castizo en el Hotel Orfila. Este Relais & Chateaux es el secreto mejor guardado de Madrid. Está en una calle muy corta (Orfila, 6), entre Zurbano y Monte Esquinza, rodeado de la mejor galería de arte contemporáneo, la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España, la sede del Partido Popular, casas elegantes y embajadas. El Orfila sabe brindar discreción, paz y lujo auténtico. En cuanto al barrio, como trabajé unos años en un despacho de prensa ubicado en Génova, lo conozco muy bien, está lleno de vida. Abro la puerta de nuestro nuevo hogar por dos días. La Deluxe Suite, la mejor habitación de la casa, tiene 65 m2, tres balcones a la calle y todas las comodidades (HD a partir de 450€). Lo primero que hago es limpiar a Eros con sus toallitas. Por lo que me han dicho, parece que la princesa Carolina de Mónaco también suele quedarse en esta misma suite con sus teckel. Como bienvenida, sobre la mesa del salón, tengo una carta de la directora, frutas, una botella de Taittinger fría y cosas para Eros. En la habitación, una cama cómoda con su manta y premios. En el baño, hay dos bowls, perfume y toallitas higiénicas junto a mis amenities de Relais & Chateaux y de la italiana Etro: ¡son fabulosos! Todos estos detalles son perfectos, inmejorables.

Lo primero que hago al entrar siempre es limpiar a Eros.
Lo primero que hago al entrar siempre es limpiar a Eros.
Leyendo la carta de Verónica
Leyendo la carta de Verónica García Castelo, directora del Hotel Orfila.
En nuestra Deluxe Suite del Relais & Chateaux Hotel Orfila, Madrid. Fotos: David Suárez Fernández.
Una toma que le apetecía mucho hacer a nuestro fotógrafo, David Suárez Fernández, y le dimos el gusto.

Madrid yace envuelto en sueño, todo al silencio convida. José De Espronceda.

Aprovechando que estamos en el centro, he convocado a amigos influencers para que apoyen #NoAlAbandono de los perros, la causa a la que me estoy dedicando e invirtiendo todo mi capital desde hace dos años. Para recibir a mis invitados, el perfume es esencial, utilizo “Stephanotis”, un aceite puro de jazmín de Santa María Novella (Firenze). Eros está como loco jugando y revolcándose en la alfombra. Le pongo perfume y spray para el aliento de la marca Hunter.

La primera en llegar es Laura Pons, diseña unas carteras que son un must entre las celebridades elegantes (Claudinehandbags.com) y está casada con Francisco Gordillo, un conocido mío de la infancia. David, nuestro fotógrafo, tiene el set preparado. Como de costumbre, Eros posó de maravilla. Después de un paseo, nos vamos a comer. Mi hijo no humano se quedó durmiendo en la fantástica cama que le ha preparado el hotel. Lo dejé con Mozart y, antes de cerrar la puerta, le di un premio.

La luz llega del jardín vistiendo las mesas del Restaurante Jardín de Orfila (reservas +34 702 77 70). Todos los días el restaurante ofrece un menú degustación (65 € y armonía de vinos 35 €). Algunos platos de la carta están señalados como “Plato Solidario”, solo hasta el 15 de este mes, parte de lo recaudado va destinado a Acción Contra el Hambre. Se trata de la mayor iniciativa solidaria del la hostelería en España, apadrinada por segundo año por el prestigioso chef Joan Roca.

Detalles del restaurante
Detalles del restaurante Jardín de Orfila.

Verónica García Castelo, la directora del hotel, me preguntó si prefería comer a la carta o que su cocina me diseñara un menú. Me divierte que me sorprendan, confío en mis anfitriones y, además, resulta más motivador para la cocina dejar que su jefe se exprese con libertad. Dicho y hecho, Fernando Díaz, cocinero del equipo del chef Mario Sandoval (2 estrellas Michelin y 3 Soles Repsol), hizo que disfrutara de cada segundo. Todo comenzó en cuanto me senté. Sobre el bajo plato y la servilleta blanca, la carta lleva el logo de Dog Friendly traveler. Me emocioné. Te contaré todos los detalles de este homenaje gourmet en el próximo post. Además, también vendrán más amigos perrunos para retratarse con Eros. En fin, no te lo puedes perder.

El menú ideado para Dog Friendly traveler.
El menú ideado para Dog Friendly traveler.