The Ark, servicio First Class para los animales que llegan a Nueva York

Fachada The Ark en JFK.

Descubre el servicio de primera y la única terminal del mundo para la importación y exportación de animales.

Logo de The Ark.
Logo The Ark, el nombre se le ocurrió a un amigo de John Cuticelli.

El Aeropuerto Internacional John F. Kennedy acogerá este verano, en The Ark (El Arca), gatos, perros, caballos, ganado y aves que estén de paso. Al conocer su nombre, es imposible no pensar en el Arca de Noé. Es más, la mítica embarcación está presente en su logo. Si el modelo del relato bíblico causa admiración, la versión contemporánea dará mucho que hablar. Sin pensar en el Génesis, después de casi 11 años de construcción, este arca ha sido pensada para facilitar seguridad a los animales y propietarios que llegan a Nueva York cada año de todas partes del mundo.

John Cuticelli, Chief Executive Officer of ARK Development, LLC.
John Cuticelli, Chief Executive Officer of ARK Development, LLC.

La compañía de John Cuticelli invirtió 65 millones de dólares para su creación. Tiene 54.254 m2 y está ubicada en la zona de carga del aeropuerto, con acceso directo para aviones privados y helicópteros. Incluye habitáculos con paredes anti microbios, sistemas de filtración para asegurarse de que ningún animal respira el mismo aire, piscina para perros en un resort de más de 6.000 m2, peluquería y un equipo de veterinarios las 24 horas (tutelada por Cornell University College of Veterinary Medicine, la número uno del país). Para los que tienen que pasar cuarentena, esta se convierte en una estancia más llevadera y segura. Además, la reconocida Dra. Temple Grandin, gran defensora del bienestar animal, se ha encargado de diseñar los espacios destinados al ganado.

Establos de exportación en The Ark.
Establos de exportación en The Ark.
Área de esparcimiento para los perros.
Área de esparcimiento para los perros.

Según American Pet Products Association, hay alrededor de 77 millones de perros y 85 millones de gatos en Estados Unidos, muchos de ellos viajan con sus familias. Se entiende que la ciudad haya tenido que crear un espacio como The ARK. Recientemente, Cuticelli concedió una entrevista al New York Post y reveló que espera recibir a 5.000 caballos, 10.000 perros y gatos y varios cientos de pájaros cada año. Hasta ahora lo hacían en Vetport, un sitio que abrió en 1951 y que no ha sido tan agradable con los animales como debería, aseguró Cuticelli. Se ve que es un hombre recto, como Noé. Hace tres años, el propietario de Racebook Capital, recibió el encargo de Aduana para desarrollar este proyecto. Primeramente, estos se lo pidieron a la universidad de Cornell y los veterinarios hablaron con Cuticelli. En la entrevista, cuenta que, para idearlo, visitó lugares de todo el mundo donde se transportan animales. Asimismo, asegura que, todo aquel que trabaje o entre a The Ark deberá estar controlado y aprobado por la USDA (Departamento de Agricultura de los Estados Unidos), TSA (Administración de Seguridad en el Transporte), Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades y por el Departamento de Aduanas de Estados Unidos. Si tienes pensado viajar a Estados Unidos con tu mejor amigo o amigos no humanos, puedes iniciar tu reserva haciendo clic aquí.

Zona protegida y con ventilación, destinada a animales grandes, para antes y después del viaje.
Zona protegida y con ventilación, destinada a animales grandes, para antes y después del viaje.

A través del mencionado artículo, descubrí que el compañero de Cuticelli se llama Tucker, un cocker de siete años. Este ser humano no solo adora a los perros, invierte en la salud de los caballos. Él y la universidad han dado lustre al Ruffian Center, el mejor hospital especializado en cirugía para caballos y está 7,5 k del Ark. Sin duda, saber que un amante de los animales está detrás de este oasis, en el aeropuerto, inspira confianza. Desde luego, el proyecto es todo un ejemplo a seguir para los demás emprendedores y gobiernos del mundo. Noé estaría muy orgulloso de este otro patriarca. Por lo pronto, hasta ahora, nadie ha creado algo igual. El equipo al frente de la terminal The Ark hará feliz a los amantes de los animales que aterricen en el JFK y ellos estarán en buenas manos.