Afortunados, capítulo 1

Fachada del hotel Alvear desde la esquina de Avenida Alvear y la calle Ayacucho.

Perra abandonada pasa de estar sobreviviendo en Laguna Garzón (Uruguay), al hotel Alvear (Buenos Aires) y, de ahí, a Manhattan en Primera Clase.

John y Brad, dos neoyorkinos estupendos, pasaban sus vacaciones de verano en Laguna Garzón. Entre diciembre y febrero, este destino es uno de los hot spot del mundo. Es bastante más caro que Ibiza y siempre se llena. Se puede descansar y/o hacer show off, es un escenario casi salvaje, para ser visto y dejarse ver. No es la primera vez que la pareja alquila una casa, en este destino de moda, donde también hay lugar para los vagabundos de cuatro patas.

Bella después de su primer baño en Laguna Garzón.
Bella después de su primer baño en Laguna Garzón.

El año pasado John y Brad conocieron a dos perros del pueblo, parecían inseparables como “la Dama y el Vagabundo”. Se encariñaron con ellos. Les daban agua y comida. Este año vieron que faltaba el macho, preguntaron por él y nadie sabe qué le pasó. La perra, una mestiza con cabeza barbuda (en la región, barbincha es el nombre inventado para referirse a este tipo de perras), ancha y peluda, estaba sola. Según apuntan, era tan fea que hasta se veía linda, simpática. No lo dudo. Esta vez, se quedaron preocupados por ella. Se miraron. Hicieron el amor. La experiencia iba a ser muy distinta, les cambiará la vida. Los perros en los lugares de veraneo suelen vivir sueltos, son independientes, y vagan a sus anchas. Estos espíritus libres deambulan de casa en casa y de restaurante en restaurante buscando comida. Ese estilo de vida deja a muchos perros desprotegidos. Los enamorados adoptaron a Bella. La llevaron al veterinario, pusieron al día sus vacunas y tramitaron el viaje hasta Buenos Aires. Bella pasó de oler a lobo de mar y de mendigar a dormir entre algodones con John y Brad y a hacer vida con ellos.

Cruzaron el Río de la Plata en avión, previo pago de 200 dólares por su billete (187€). Esta tarifa desorbitada, para un corto trayecto, solo la cobra Aerolíneas Argentinas. Hasta ahora, la aerolínea tiene el monopolio, los gremios en Argentina son como fieras oxidadas. Gracias al presidente Macri, este no podrá obstruir la evolución. Compañías low cost ya han presentado sus solicitudes. Subrayo este asunto porque, teniendo en cuenta las tarifas para volar a Estados Unidos (125 USD), Madrid-Buenos Aires (150 USD/140€), España (25€), Península (35€) y Europa (50€) por trayecto, la aerolínea local maneja precios fuera de mercado. No es competitiva. Por principio, no habría que aceptar el abuso pero, John y Brad son pudientes y no tenían elección. Como Bella supera el peso permitido en cabina, viajó en la bodega. Después de 55 minutos de vuelo, llegó sana y salva a Buenos Aires.

Bellboy en la entrada del Alvear.
Bellboy en la entrada del Alvear.

Otro dato asombroso es que, en dichos países, los perros van sin identificar. No existe el chip ni el pasaporte. Todo se andará. En fin, el martes, mi amiga Diana paseaba con sus perros cerca del hotel Alvear, símbolo del lujo en Buenos Aires, y se encontró con la perra y sus nuevos padres adoptivos. Como es lógico, entre la gente perruna, surgió la amistad. Bella hizo muy buenas migas con Diana. John y Brad le contaron que volaban el jueves a Nueva York, en dos días, y que querían llevarse a Bella con ellos. Lo más asombroso es que no sabían cómo hacerlo. Diana se prestó a ayudarles. Ella apenas habla inglés pero supo hacerse entender. Los norteamericanos se hospedaban en el pomposo hotel de la elegante Avenida Alvear, la calle que me vio crecer. Aunque Bella es de un tamaño y peso mayor del que permite el Alvear, tuvieron la gentileza de recibirla como huésped. Diana se fue hasta el destartalado barrio de Once a comprar flores de Bach, con el fin de ayudarla a vivir este tránsito y también para tranquilizar a sus padres. Sabiendo que yo viajo algo con Eros y que conozco sobre este asunto, se le ocurrió llamarme: ¡menos mal! Mañana terminaré de contarte cómo hacen para llegar con Bella a Manhattan. Estate atento/a.

Habitación Deluxe Suite.
Habitación Deluxe Suite.