Windsor para un lord de cuatro patas y su mejor amigo humano

The Oakley Court, un castillo estilo gótico victoriano situado en Windsor (condado de Berkshire), es la quintaesencia de una casa de campo inglesa. Fue el set de rodaje de muchas películas y la reina de Inglaterra lo visitó. En esta corte de cinco estrellas, ideal para el viajero sofisticado, el perro es recibido también con honores. Él se sentirá como la mascota de Downton Abbey. Está cerca del aeropuerto de Heathrow. Ten presente que, viniendo de Europa, la aduana inglesa ya no exige pasar la cuarentena. En el hotel, le estarán esperando con un kit de bienvenida, juguete y premios (HD a partir de 145 libras; +44 (0) 1753 609988; Windsor Road, Water Oakley, Windsor, Berkshire; Oakleycourt.co.uk).

Como un Lord con su mayordomo o valet, un Border collie descansa en su habitación del hotel The Oakley Court junto a su mejor amigo humano. Foto: The Oakley Court.

Para que tú no te sientas menos que el conde de Grantham, junto al río Támesis, tendréis 13 hectáreas y toda la propiedad, menos el restaurante, para disfrutar juntos. Las normas de conducta son lógicas, como en todo establecimiento, más un depósito de 80 libras y 20 libras por noche, que serán donadas a la protectora Battersea Dogs Home de Windsor. Su cocina ofrece vegetales orgánicos de su huerta y ahumados. El pic-nic resulta un plan estupendo para hacer con el perro, recuerda que en los restaurantes no podrás entrar con él. Un momento muy inglés es tomar una taza de té negro acompañado de un scone, sándwiches y tartas caseras, aquí lo puedes vivir junto a la chimenea encendida o mirando al río. Si te apetece, un buggy te puede acercar, allí donde te encuentres, un whisky escocés desde el bar.

Para más entretenimiento, oler las rosas del jardín, montar a caballo,  pasear en carruaje, un paseo en barca, ver un partido de polo y visitar el Castillo de Windsor, Legoland —el paraíso para los fanático de Lego— y el Thorpe Park —el parque temático más famoso de Inglaterra—. En cualquier caso, no olvides llevarte unas botas Hunter, el calzado más apropiado para la campiña. Yo llevaría además alguna obra de Jane Austen, destacada novelista británica y vinculada a la historia de esta casa del año 1859.