Los 15 destinos dog friendly más bonitos de España

Eros y yo en la Puerta de Alcalá (Madrid). Total look HACKETT. Foto: David Suárez Fernández.

Madrid
Una experiencia inolvidable es hospedarse en el Hotel Ritz —bajo la batuta de Mandarín Oriental, se renueva por completo—, pasear por el Parque de El Retiro, afeitarse en la Peluquería Moderna y comprar los perfumes más exquisitos en Bo Monde. Para comer, El Perro y La Galleta es el sitio de moda o en Floren Domezaín, que sirve las verduras más ricas de Madrid. No dejes de visitar las obras de arte de la galería Marlborourgh, la más importante de la capital.

Mahón
Menorca es la isla más bonita de España, se mantiene salvaje y no es masiva como sus hermanas —la he disfrutado una década—. En la ciudad elige el hotel Jardí de Ses Bruixes (Ruralka Hoteles) y, en el campo, San Joan de Binissaida —su cocina es una de las mejores de la isla—. Sal de compras por el puerto, ropa traída de la India en Mangalam y, en el casco antiguo, La Cerería tiene artículos irresistibles. Trail por el Camí de Cavalls y nadar en las playas paradisíacas (fuera de la temporada de baño) son el mejor programa. No olvides las ensaimadas de La Balear.

Foto: David Suárez Fernández

Geoparque Villuercas Ibores Jara
Estrellas y un Geoparque para disfrutar con tu perro es lo que ofrece La Brizna. En sus cabañas de madera tienes asegurada la intimidad y el aroma de la chimenea. El desayuno es servido con productos de km 0. La propuesta de cocina regional del chef de Pedro Galán es innovadora. También tienes cocina en tu cabaña. En este escenario natural podrás mostrarte como quieras, te sentirás vivo. A pocos kilómetros encontrarás historia en Guadalupe, su monasterio merece una visita.

Foto: David Suárez Fernández

Sierra de Gredos
El Parador de Gredos es un ícono de la hostelería —adoro este refugio—. El entorno y sus vistas abren el apetito. Sea en la temporada de setas o no, junto al hotel, recorre los senderos del bosque. Te sentirás como en un cuento. La aventura en la montaña te espera a caballo, haciendo senderismo o trail hasta la Laguna Grande. De regreso, el Parador sirve la mejor comida regional de la comarca. Sus salones tienen entretenimiento para todas las edades. El personal del hotel te hará sentirte mejor que en tu casa, como me pasa a mí, querrás volver siempre.

El Palmar (Valencia). El hotel Parador de El Saler.
Foto: David Suárez Fernández

Parque Natural de la Albufera
La playa y la cocina del Parador de El Saler hacen de este destino una visita obligada. Correr por la arena, escuchando solo olas y pájaros, sumergir en horchata un fartón, horneado en el hotel, es puro placer. Sus paellas hacen honor al estatus de la cocina Valencia. Puedes jugar al golf, nadar y mimarte en el Spa. Más allá del hotel, acércate El Palmar, auténtico escenario que pintó Joaquín Sorolla, a mí me traslada a uno de sus cuadros de luz.

Foto: Christian Oliva-Vélez

Marbella
Con el AVE hasta Málaga (perros hasta 10kg; 25% del billete de turista) y luego un taxi o transfer directo al único pueblo andaluz perfecto, habrás llegado a el Puente Romano Beach Resort & Spa. Sus habitaciones y villas son muy cómodas. La oferta gastronómica es amplia y muy saludable. Con el perro puedes comer en la terraza del Sea Grill mirando al mar, en Rachel´s Eco Love, junto a la piscina, y en Celicioso (Gluten Free). El paseo marítimo es perfecto para salir a pasear o hacer deporte con tu perro, te llevará hasta el puerto de Marbella o hasta la ciudad.

Foto: David Suárez Fernández

Sigüenza
En Guadalajara, provincia de Castilla-La Mancha, paseando por la ciudad medieval de Sigüeza, en el campo entre espigas y amapolas te sentirás como un personaje del Quijote. Todo lo que necesitas para descansar está en El Molino de Alcuneza. La cocina gourmet de Joaquin Moreno es exquisita. El Spa preserva la intimidad como ningún otro. La atención es personalizada y está en manos de la familia Moreno, sus propietarios. Otro buen restaurante es Nöla, el perro es admitido en el patio de la Casa del Doncel. Reserva con antelación, es un destino muy solicitado.

Toledo. Valdepalacios.
Foto: Christian Oliva-Vélez

Torrico
En una finca, donde los animales disfrutan de la vida, te espera Valdepalacios. Se trata de un Relais & Châteaux pensado para vivir un experiencia incomparable a 150 km de Madrid. Al frente de la cocina está José Carlos Fuentes, 1 estrella Michelin y 2 Soles Repsol. Habitaciones amplias donde solo se oye el canto de los pájaros. Leer junto a la chimenea, tomar el aperitivo en la piscina, montar a caballo, remar por el estanque, pasear por la dehesa —entre animales felices—, es sin duda un plan muy apetecible para hacer durante todo el año.

Foto: Estudio Jaime Beriestain

Barcelona
Mirar al mar desde la Barceloneta, a la ciudad desde la montaña y a la elegancia desde el Turo Parc y por Paseo de Gracia, así es la Barcelona que me gusta vivir con Eros. La buena mesa está en el Café Jaime Beriestain, el decorador también tiene allí su tienda, buen gusto para comprar o regalar. Aprovecha y pásate por Cyriano, la mejor tienda de accesorios para una vida dog friendly. Dormir en el Mandarín Oriental, decorado por Patricia Urquiola con telas de Gancedo, es un sueño. Como alternativa, otro hotel estupendo es el Derby.

Trasierra.
Foto: Christian Oliva-Vélez

Sierra Morena
Escondida y única es Trasierra. Acordes de sol y de senderos entre encinas. Vida sencilla en un ambiente mágico creado con pasión por la familia Scott. Gioconda Scott, mano derecha del chef Francis Mallman, idea platos sencillos con productos de la zona. El estilo cottage, en la decoración, brinda espacios muy acogedores. Vale la pena hacer una escapada al pueblo de Cazalla de la Sierra. Trasierra es Andalucía en estado puro.

Con Eros navegando por Ibiza abordo del velero del propietario de Cas Gasi. Foto: Christian Oliva-Vélez.
Con Eros navegando por Ibiza abordo del velero del propietario de Cas Gasi. Foto: Christian Oliva-Vélez.

Ibiza
La mayor de las Pitiusas lo tiene todo y está a tiro de piedra de la península. El hotel que más conozco es Cas Gasi. Me encanta esta casa, su cocina slow food con muchos productos eco, las rosas, su piscina y lo bien que se duerme. Lo payes tiene mucho encanto, hay que vivirlo. Fuera de la temporada de baño, la isla es ideal para viajar con perro. Como salvoconducto del turismo de masas que asedia la isla, alquila un embarcación o reclúyete en Cas Casi. De regreso al atardecer, en la Marina, toma algo mirando a Dal Vila desde Cappuccino, siempre y cuando en El Lío no estén ensayando. El paseo por el casco antiguo es otra maravilla, reserva una mesa en La Oliva y te divertirás seguro.

Foto: Hotel Saó
Foto: Hotel Saó

Bescarán
Lo mejor de la comarca del Alto Urgell lo brinda el hotel Saó. Esther, su artífice y anfitriona, se entrega con amor a la tarea de ofrecer buena vida en su casa de la montaña. Su cocina slow food es memorable. Pensar en su mantequilla, sus desayunos caseros, la música que pone Joaquín, los vinos, los postres, el silencio, las estrellas y las excursiones dan ganas de quedarse a vivir con esta pareja que adora a los perros. El valle te atrapará y esta casa te hará feliz a ti y a tu peludo.

Foto: Hostal Spa Empuries

Alto Ampurdá
Mirando al Mediterráneo, en un paraje milenario, en la provincia de Gerona, el Hostal Spa Empuries resulta una delicia para los sentidos. La buena mesa te espera en el restaurante Villa Teresita, cocina de aroma mediterráneo. Los placeres enológicos los puedes sentir en nariz y en boca con el vino DO Empordà, elaborado con uva de garnacha y exclusivo para el hotel. Su Spa regenera con las algas de la firma Voya. No faltan las clases de yoga. La arena y el mar aseguran la felicidad de tu perro y la tuya. En este entorno de la Costa Brava encontrarás ruinas romanas y menos gente que en otras direcciones.

Mas de Torrent.
Foto: Mas de Torrent

Empordà
Un destino muy apreciado por los bon vivant es el hotel Mas de Torrent. Este Relais & Châteaux está alojado en una masía del siglo XVIII. La suite que ves en la foto es una construcción eco-sostenible. El entorno está protegido por árboles. Su cocina gourmet y los pueblos medievales de Begur y de Pals son una buena dosis de buen gusto. No querrás marcharte de esta Costa del Sol reservada para los más afortunados.

Foto: Ruralka.

Somiedo
Viaja al corazón del Parque Natural de Somiedo, Reserva de la Bioesfera y la zona de Asturias con mayor población de Oso Pardo. Vive allí el mundo rural, donde el tiempo parece haberse detenido, donde los lugareños aún conservan las viejas tradiciones y se vive al ritmo que marca la naturaleza. El ambiente hogareño típico de la zona lo encuentras en La Corte, una casa rural de alta montaña. Después de practicar el senderismo por el monte, te esperan sidra, quesos y potajes memorables.