Tapas Gastro Bar, las pizzas más ricas de Altea

La primera vez que cené en este restaurante me lo había recomendado mi amigo Alejandro Bataller, Dir. de Mark. del SHA Wellness Clinic; no se equivocó y después he vuelto un par de veces, días atrás lo hice con Eros. Nada más llegar, el primero en ser atendido fue él; un camarero muy amable le sirvió un bowl con agua fresca.

Eros recibiendo atenciones del camarero.
En la ventana del restaurante, una mujer curiosa comprueba si se trata de menta o hierbabuena.

La carta ofrece tapas, pinchos, pizzas, vinos de la región y gin & tonics (Tapas Gastro Bar; calle Concepción, 11, barrio antiguo, Altea; +34 966 885 749; p/p 30 €). Yo comí pizzas, riquísimas. Par acompañarlas, probé el Monastrell de las Bodegas Vins del Comtat; un vino suave, sabroso y frutal, fácil de beber —la gráfica de la botella es muy atractiva—. De postre, elegí una porción de tarta casera de frambuesas —exquisita—.

Antes y después, como el coche hay que dejarlo en el parking gratuito que está en la entrada del pueblo, pasear por las calles de Altea resulta una experiencia muy agradable; es uno los pueblos más bonitos del Mediterráneo.