Hotel Almirante, el secreto mejor guardado de la Costa Blanca

Ni te cases ni te embarques. Anímate, es martes 13 y: ¡te voy a tentar! 

Descubrí este nuevo destino hedonista gracias a Instagram; su director y  yo nos seguimos. Aproveché mi reciente estancia en Alicante y me reuní con Gonzalo Boné, él está al mando del Hotel Almirante. Es un día de mayo, luminoso. Decido caminar. El mar está en calma. La brisa mediterránea se cuela por mi camisa, me desabrocho más botones. Parece obvio, estando en primavera y en el mediterráneo, pero yo acababa de llegar del otoño bonaerense. Para situarte, estoy a 16,8 km del aeropuerto y a 8,5 km de la estación de tren de Alicante. Entro por la playa de San Juan (6 km de arena fina); bandera azul, palmeras, deportistas y poco tráfico.

Puerta de acceso principal. Las bicicletas del hotel están disponibles para los huéspedes, consultar precios.
Gonzalo Boné, Budi y Araucana, una familia top. Foto: @gonbone

Se abre un puerta de cristal. Huele a flores. Música. Huéspedes que entran y salen. La atmósfera tiene personalidad, alma. Es el hotel dog friendly traveler perfecto; como del 15/06 al 1-10 no se admiten perros, iré con Eros más adelante. Me recibe una sonrisa, la del director del hotel; el más joven y espléndido que he conocido. Gonzalo Boné (Zaragoza, 1987) es economista. Sentados con agua mineral, conversamos animadamente en el espacio vintage del bar. Uno de los temas tratados fueron los animales; por las fotos que publica, se que le gusta montar y a mi también. Me cuenta que se ha traído desde Zaragoza a Araucana, su yegua. Seguimos hablando de nuestros respectivos hijos no humanos, él también tiene a Budi, un teckel y está en Zaragoza. Asegura, mi trabajo me impide dedicarle el tiempo que me gustaría a Budi pero lo visito siempre que puedo. Seguimos poniéndonos tiernos. Me presenta a su armada; algunos han dedicado su vida a este hotel de la familia y lo conocen desde que nació. El trato entre ellos es afable, cariñoso, de respeto y admiración mutua.

Lo reclaman. Aprovecho y paso al toilette; un espacio impecable y muy bien puesto. Como de costumbre, voy a lavarme las manos. Me encuentro con el No.72 Rose Promesse, jabón liquido de Marie-Stella-Maris (Amsterdam): ¡fabuloso! Regreso. No salgo de mi estado contemplativo. Flores frescas, prensa internacional y huéspedes disfrutando de la nueva piscina. Con mi anfitrión, recorro la propiedad. Las habitaciones son de diseño, confortables, están perfumadas de frescura y tienen terraza (la mayoría con vistas al mar). Fascinado. Este destino me recuerda a Miami Beach. El co-artífice es su hermano Javier, director adjunto de producción de la editorial Taschen —nos conocimos el año pasado en una fiesta celebrada en la residencia del embajador de Inglaterra en Madrid—. En la proa y en la popa, a babor y a estribor, los Boné marcan la diferencia en la Costa Blanca. Presiento que los hermanos no han hecho más que empezar.

Vista desde la terraza de la suite.

Pasamos a la mesa de Pocardy. ¿Copenhague? Podría, tiene mucho estilo y es el restaurante del Almirante; toda una institución gastronómica en la región. Boné me acerca la nueva carta y, antes de descubrirla, me atrapa la belleza de su ilustración; evoca a el Cabinet of Natural Curiosities de Albertus Seba, uno de los mayores logros de la historia natural del siglo XVIII y continúa siendo uno de los libros de historia natural más valorados de todos los tiempos. Pido por favor entrar en la cocina. Poco después, probé platos de sobresaliente. Los insumos utilizados son magníficos. No voy a desvelarte más, compruébalo porque no te va a decepcionar.

Mi crème brûlée.

Introduzco la cuchara en mi postreSorpresas (con crème brûlée) me regala la vida. Este último placer lo trajo a la mesa Guillermo Severa, cocinero y pastelero del hotel —tiene una interesante trayectoria internacional junto a reconocidos chefs—. Felicito el buen hacer de la cocina. Huelo mi café. Miro la belleza de todo el concepto  —créeme, en tan turístico destino no es nada habitual encontrar un sitio auténtico y bien puesto—. La música es estupenda y la compañía muy agradable. En este mood, valoro la idea de negocio de los hermanos Boné, brillante y parece estar bien ejecutada. Hoteles así, y con una tripulación de elite, pueden llegar a poner de moda un destino. Por lo pronto, el nuevo Almirante tiene un alto nivel de ocupación durante toda esta temporada.

Playa de San Juan vista desde el Hotel Almirante.

Han pasado ya unos días desde aquella visita, está por arrancar el verano con las fiestas de Hogueras de San Juan (20 y el 24 de junio; Fiestas de Interés Turístico Internacional) y estamos en Salamanca. De todos modos, estás de suerte, tú también has encontrado un nuevo hotel trendy a donde poder escapar cualquier día del año (Av. de Niza, 38, 03540, Playa de San Juan, Alicante; +34 965 650 112; HD desde 168 €; hotelalmirante.com). El recuerdo de su perfume me hace suspirar; lo creó por encargo Patrick Munsters, fundador y entrepreneur de Marie-Stella-Maris. Aunque no tengo el poderoso olfato de Eros, creo que el geranio, la bergamota y el limón están en su pirámide olfativa; lo averiguaré. Además de crear luxurious hotel essentials, la firma cuida del agua con proyectos solidarios. Y conjuga a la perfección con los Boné, que ponen al alcance de muchos viajeros su hotel boutique, donde todo está ideado con buen gusto y saber hacer; tiene 3 estrellas —que en 2018 puede lucir 4—. 

Revisando mi cuaderno de bitácora, pensarás que este post es una declaración. Sí señor, fue un flechazo, me gusta el Almirante. Literal. También habrás podido comprobar que, me ha dado juego el refrán y el nombre de mi impresionante descubrimiento. Acabo, después de mi foto, con otra noticia muy interesante.

A mí y a Eros nos encanta volar con Iberia Regional Air Nostrum. Cazadora ANTONY MORATO, camisa TOMMY HILFIGER, gafas DIOR y reloj MONTBLANC. Foto: David Suárez Fernández.

Kayak.es ofrece datos reveladores en su reciente análisis. Los españoles no superan por completo la superstición en el día de la mala suerte: las búsquedas para volar desde España reflejan un descenso del 35%, comparado con cualquier otro día del mes. Sin embargo, esto también conlleva buenas noticias para aquellos que no creen en supersticiones, dado que la menor demanda hace que los precios de los billetes bajen (los vuelos son de media un 34% más baratos). Hasta Alicante volamos con Iberia Regional Air Nostrum, la mejor (Airnostrum.es; para conocer sus premios, haz clic aquí); Eros va conmigo en la cabina y en su transportín. En todos los aspectos y en operaciones regionales, para mí (y para muchos), esta es la compañía ideal para embarcarte hacia una experiencia que cuidará tú alma, el alma de tú familia, el alma de tú negocio, el alma de tus amigos y, por qué no, puede darte alma para mejorar el sexo. Almirante, gracias por recibirme tan bien.