El Dr. Evan Antin y todos los que adoramos a los animales pedimos compasión

Evan Antin es veterinario, trabaja en el Conejo Valley Veterinary Hospital de California; su vida es seguida de cerca por más de 1 millón de personas en Instagram, Facebook,  Twitter y YouTube. Con el fin de darle difusión a su último mensaje, desde Dog Friendly traveler comparto su punto de vista acerca del Festival de Yulin (provincia de Guangxi, China) y del comercio de la producción de carne de animales. Él afirma que es inhumano lo que hacen allí con los perros y gatos. Anualmente, entre 10 y 20 millones son torturados, les prenden fuego, los sumergen en agua hirviendo, los golpean y les cortan sus extremidades.

Nuevo logo de la ONG, Duo Duo Project.

El Lychee and Dog Meat Festival (en chino, 玉林荔枝狗肉节) y, desde el 2010, empieza cada 21 de junio —el día mi cumpleaños— y, sino me equivoco, dura 10 días. Los activistas señalan que muchos perros llegan enfermos y maltratados sin recibir alimento ni agua. Muchos son robados de sus hogares. Antes, durante y después yo no puedo dejar de pensar en ellos, son seres sensibles y es espantoso lo que el hombre les hace. Por ello, desde mi blog, apoyo la labor de Andrea Gung y de su equipo en Duo Duo Project, una ONG que lucha por salvarles, se preocupan por ellos; tu también puedes colaborar con tú donación haciendo clic aquí. También es dignificante la labor del señor Marc Ching y su equipo en Animal Hope and Wellness, han rescatado a 700 perros y necesitan ayuda (haz clic aquí). El vídeo que viene a continuación —donde reconocidos artistas como Matt Damon y Rooney Mara ponen su voz a los perros, logró 11 millones de firmas para la petición presentada al gobierno de Yulin en 2016— te acercará a la realidad que allí se vive.

Volviendo al testimonio del veterinario, él afirma que es inaceptable lo que sucede en Asia y asegura que esa gente difiere de nosotros por su cultura, que no son malvados, solo que no tienen conexión con los animales y que los ven como un trozo de brócoli. Yo admiro su trabajo y lo respeto pero no estoy de acuerdo con esta parte de su análisis, pero entiendo que haya tenido que relativizar, en su nuevo mensaje, porque recientemente recibió comentarios que le acusaban de racista y egocéntrico.

Para mí, no hay relativismo que valga y bajo cualquier punto de vista, el maltrato es: ¡inaceptable! De todos modos, y con mucho tacto, el Dr. Antin anima a que se cambie el modo en como son tratados los animales en general. Para no herir susceptibilidades, subraya que hay mucha gente en China y en el resto de Asia que adoran a sus animales, como él y nosotros; y se estima que, en el mundo, 30 millones de perros son consumidos al año según Humane Society International. Con rabia, yo añado que, todos somos iguales y si existen orientales que profesan un vínculo afectivo con sus perros y gatos, significa que sí tienen la capacidad de conectar con ellos y lo que hace ese pueblo y otros semejantes debería ser urgentemente prohibido por la ley. Es desesperante. Ojalá supiéramos cuál es la puerta que hay que tocar.

Aunque comer perro en China no está prohibido, eso no significa que esté bien lo que hacen. Sí, no me cansaré de repetido una y otra vez. Ayudemos a difundir lo que sucede en China para que el señor Xi Jinping, presidente de la República Popular de China, muestre compasión y se avergüence, de una vez por todas, del comportamiento de parte de su pueblo y tome cartas en el asunto de manera: ¡urgente! Podría empezar prohibiéndole a Chen Wu, gobernador de la región, semejante salvajada. Por la posición de poder que ocupa China en el mundo, debería dar ejemplo y acabar con este abominable comportamiento que degrada la raza humana. Al parecer, Filipinas y Taiwan están movilizándose para que en sus países esté prohibido el consumo de carne de perro y de gato.

Lector o lectora, es nuestro deber ayudar al mejor amigo del hombre y a su felino preferido. Por favor, firma ahora la nueva petición creada por Andrea Gung, de Duo Duo Project, en Change.org haciendo clic aquí (aún faltan 238.065 firmas para alcanzar las 3.000.000).