Claris Barcelona, 25 aniversario de un icono

Piscina de la terraza del Hotel Claris.
Restaurante La Terraza del Claris.

En el barrio del Ensanche de la Ciudad Condal, en la esquina de las calles Pau Claris (número 150) y Valencia, desde 1992 (abrió coincidiendo con las Olimpiadas del 92), se alza el Claris. El hotel está alojado en el antiguo palacio Vedrina, estilo neoclásico (siglo XIX). Tiene categoría Gran Lujo, es miembro de Small Luxury Hotels of The World y uno de los 20 mejores hoteles de España y Portugal según los premios Condé Nast Traveler Readers ́Choice Awards. Su ambientación revela el sello de un coleccionista; su propietario atesora magníficos tesoros arqueológicos y antigüedades que comparte con sus huéspedes —a pocos metros Jordi Cos, el propietario, tiene su propio Museo Egipcio—. En el último piso encontramos la terraza, un clásico de la ciudad; vistas, buena piscina, cómodas tumbonas, bar y el restaurante La Terraza del Claris (carta diseñada por Aurelio Morales; chef ejecutivo del la cadena y chef de CEBO, Madrid).

La recepción de bienvenida también está pensada para los perros. Al hacer la reserva, se debe avisar que uno viaja con su hijo no humano. En sus habitaciones de lujo, decoradas con piezas auténticas de arte romano, egipcio e hindú, el hotel ofrece el pack Stay & Dog. Si cargo adicional, en la habitación colocan un kit especial para disfrutar de la estancia con el perro y una guía de locales de la ciudad con servicios específicos para perros y una selección de las mejores áreas de recreo para correr y jugar (Pack Stay & Dog por noche desde 229 €; Pau Claris, 150, Barcelona; +34 934 876 262; hotelclaris.com).

Fachada del Hotel Claris.

Si prefieres no hospedarte en el hotel, Derby Hotels Collection además ha creado Barcelona Apartment, una oferta de apartamentos con todas las comodidades y ubicados en diferentes barrios. Como estamos en verano, recomiendo el de Carrer de València, 284 (extra por noche con perro, 16,50 €; +34 934 87 62 62); sus huéspedes pueden utilizar la piscina del hotel Claris y, a 20 minutos andando, está el Parque Turó; ideal para ir a pasear —sombra abundante, estanque, un café en el medio del parque con una carta saludable y, al salir, la terraza del elegante Café Turó—.