Días azules en The Oitavos, 3

Abordo de la moderna Bayliner Element XR7 de AQUA START, contemplamos la Praia dos Pescadores (Cascais). Pantalón DOCKERS camiseta BENETTON reloj MONTBLANC collar y arnés MASCOBOUTIQUE.

La luz del amanecer acaricia mis sábanas. La banda sonora de estos primeros minutos es “Eu Sei Que Vou Te Amar” de Tom Jobim. Lleno de besos a Eros. Nuestro último día en Cascais será: ¡emocionante!

En el sofá, Eros se despereza. Se acerca a darme los buenos días. —Venga papá, salgamos a descubrir este mundo maravilloso, es lo que me transmite Eros con su alegría—. Suspendido, llego hasta la ducha, me despierto debajo del agua. Después del paseo perfumado de pinos y Océano, desayuno. Frutas, quesos regionales, huevos pasados por agua, pasteles de nata y tés forman parte de mi ritual. Hay tanto personal atento y educado que, todos los deseos se hacen presentes en pocos minutos. Acostumbro a llamar al staff de los hoteles por su nombre, aquí lo hacen conmigo y hasta con Eros; que me acompañó en todas las comidas.

Sinfonía de colores y felicidad en nuestra suite. Polo LOEWE bermudas DOCKERS reloj MONTBLANC zapatillas POMPEII.
Aunque estemos paseando por un entorno salvaje, es propiedad del hotel y, lo que hace Eros, lo recojo.
Se puede desayunar en la terraza o en el interior, en ambos, uno se siente en la naturaleza; el hotel es transparente. Polo LOEWE reloj MONTBLANC gafas DIOR.
Subiendo en el ascensor hasta nuestra suite.

Trabajo un rato en mi escritorio. —Qué bonita luz hay junto a Papá, así lo piensa Eros y se tumba, como si estuviera en la playa, sobre el suelo azul de Epoxy (resina)—. Cantan los pájaros y he puesto el disco “Carminho Canta Tom Jobim”. Las cortinas bailan. Después de revisar mi correspondencia y de tomar notas en mi cuaderno de viajes, es hora de mimarme.

Trabajando en mi escritorio y acompañado por Eros, que está recibiendo la energía del sol.

Mientras Eros disfruta en la suite, yo me dejo agasajar por The Spa & Balneotherapy; en una sala que mira al paisaje, recibo un masaje deportivo (50 min/ 95 €). Luego, me sumerjo en la piscina; floto y los jets me relajan, más aún si cabe. En la sauna, como tiene un ventanal inmenso, me quedo absorto, contemplo las dunas, la vegetación en movimiento, un escarabajo se esfuerza por llegar a alguna parte y una nube minúscula me mira.

Esta sauna es única, maravillosa; hasta ahora, no he visto nada igual.

Renovado, me siento con Eros en el Atlántico Pool Bar, pido pulpo, mejillones y bacalao. Acaban de anunciarme que una belleza me está esperando en la puerta del hotel. Intrigado, me acerco con emoción. Eros corre a mi lado por la pasarela inmensa del hotel.

La carta del Atlántico Pool Bar es fascinante; como mirando la piscina, el campo y el mar en el horizonte.

…todo es fado, todo es vida. Celeste Rodrigues 

Disfrutando de la euforia al aire libre con MASERATI

La perfección absoluta es lo único que templa mi emoción. Qué silueta, aerodinámica, expresa un aire de agresividad irresistible, es azul ultramar y su tapicería granate, el tridente es su sello de identidad;  Pininfarina firma el diseño de este coche de la casa legendaria italiana. Me presentan al sensual Maserati GranCabrio Sport. Me pongo al volante. Aumentan las palpitaciones. Miro a Eros, siento la oxitócina más que nunca. Él va sentado con su cinturón de seguridad —me gusta el coche nuevo de Papá, así de contento lo veo a Eros; él piensa que soy poderoso—. El sonido del motor del Maserati es música, ruge. Me hago uno con el. Es caprichoso como el duende del fado. Emociona como la canción “Meu fado meu” interpretada por el dúo, Mariza y Miguel Poveda. Con una vitalidad difícil de igualar, redibujamos el perfil de la costa de Cascais. Desde el impresionante descapotable de lujo, miro la Torre de Belém. Me acerco hasta el helipuerto de Lisboa, tengo un vuelo programado. Estas experiencias son atractivas pero, descubrí que los perros no pueden volar en helicóptero, el ruido es demasiado fuerte y no existe protección para sus oídos (lisbonhelicopters.com).

Apoyados en el Maserati GranCabrio Sport, miramos el encanto de la Costa Atlántica de Cascais.

Aparco el salvaje Maserati GranCabrio Sport en el puerto de Cascais. A bordo de una lancha rápida, recorremos la costa y contemplamos Cascais desde el agua; algo que nunca había hecho en mis anteriores visitas (160 €/1 h; +351 219244754; aquastart.pt). Nos acercamos hasta la Boca del Infierno, un agujero de leyenda en la costa de Estoril. Más allá, contemplamos el superyate “Steel”, línea clásica pero moderno, de 55 m, y de alquiler (255.000 €/ semana). Pido, por favor, al capitán que ponga la lancha al máximo. Salimos propulsados, las orejas de Eros parecen hélices. —Este diálogo entre el mar, el sol y el viento evoca toda mi juventud navegando por el mediterráneo.— Miro a Eros. Nuestro presente, la joie de vivre; él así lo demuestra en la siguiente serie de fotografías.

Serie “joie de vivre“.
Conversando con el capitán de AQUA START.

Ceno pronto, ostras, almejas y cazuela de langosta. Echaré de menos The Oitavos (theoitavos.com), nos han tratado con mucho cariño y han cumplido todos mis sueños. Esperamos en el lobby a nuestro taxi, que nos llevará hasta el aeropuerto. Gracias a la vida que me ha dado tanto (canción de Violeta Parra), es lo que canto al alejarme de Cascais. Con estas palabras, declaro que The Oitavos alumbró mis vacaciones.

En el lobby minutos antes de marcharnos.

Texto: Christian Oliva-Vélez
Fotos: David Suárez Fernández