Días azules en The Oitavos, la despedida

The Oitavos supo mimarnos, alegró nuestros corazones. Querida familia Champalimaud, Eros y yo hemos disfrutado muchísimo del territorio hedonista que habéis sabido crear, con maestría y respeto, en el Parque Natural de Sintra-Cascais (theoitavos.com). En vuestra magnífica propiedad, volví a sentirme mejor que en casa; gracias a la brillante hospitalidad de un personal divino y dormimos como los dioses del Olimpo —creo que, Eros aún debe estar soñando con nuestra morada a los pies del Océano—. Sentado en mis mesas favoritas, he degustado nuevos platos y los ricos vinos de vuestra bodega —parecía un festín perpetuo, igual que la primera vez que os visitamos, he creído que allí encontraría, en las cartas, la ambrosía y el néctar—. En estos dominios, vivimos intensamente el charm de la Costa Atlántica; fue como un continuo día de suerte. Me he sentido dichoso. La alegría parecía infinita.

Con este vídeo, elaborado con David Suárez, os damos nuevamente las gracias. Para mí (como para miles de personas), sois el mejor hotel dog friendly del “fin del mundo”. Siempre querré volver. Abrir la puerta de una nueva habitación. Que los primeros destellos del sol me besen en la cama. Ver a Eros y a Totas jugar por las dunas, comerme muchos pasteles de nata, cabalgar, navegar por Cascais, redibujar el perfil de la costa al volante de un Maserati y nadar en la impresionante infinity pool del hotel.

Gracias por recibirnos. Al dejaros, he vuelto a sentirme rejuvenecido. Hasta pronto familia Champalimaud y equipo del Oitavos.

Texto: Christian Oliva-Vélez
Vídeo: David Suárez Fernández