2 rue des Guillemites, la dirección del secreto mejor guardado de París

Fotos: David Suárez Fernández.

Eros, veo tú divinidad. Tú nobleza se afirma en el sillón “Ro”, diseñado por Jaime Hayón para Fritz Hanse. Me encuentro despierto en un sueño. Qué jubilo, estamos en el epicentro del distrito de Le Marais, hospedados en el hotel Dupond-Smith, un cinco estrellas muy discreto (hoteldupondsmith.com). Como él es un célebre ser no humano, embajador de lo perros, en lugar de un ramo de rosas, fue agasajado con una degustación ecológica de la británica Lily´s Kitchen Pet Food. Me siento dichoso estando con Eros en esta chambre amarillo de cadmio, tonalidad presente en las obras de los pintores impresionistas como Claude Monet, Van Gogh y Paul Signac. Para Goethe, el amarillo posee una condición alegre, risueña, es el color del optimismo. Tiene las cualidades del sol, es el color del poder y la arrogancia, pero también de la alegría, el buen humor y la buena voluntad; es un color estimulante.

Perplejo, en esta atmósfera vibrante y con la luz que Eros pone a mi vida, salimos a disfrutar de la villa más bella del mundo; así lo afirma Maurice Chevalier en el tema “Paris sera toujours Paris”. Aunque Eros eclipsa a esta pareja de viajeros —es la idea—, para mi look, me acordé del capitán Haddock. Yo voy perfumado con Chanel, llevo una gorra clásica del puerto de Hamburgo y un abrigo de Peuterey, estupendo. Nutro mis labios con el elixir de Zelens (BoMonde) y mi piel con Biotherm Homme. Estamos listos. Protejo mis ojos con cristales planos de espejo, la modernidad de la maison Dior —este año, la casa cumple su 70 aniversario (1947-2017)— y salimos a la calle des Guillemites.

A propósito, Tintín y Milú me inspiraron como tándem aventurero para la causa #NoAlAbandono y el amarillo es el tercer color del look and feel de Dogfriendlytraveler.com ®. También me motiva Francisco de Asís, sobre todo, su oración por la paz “…donde haya tristeza, ponga yo alegría”. En todo ello pienso cuando trabajo, día a día, para concienciar a la sociedad. Fruto de mi convicción, como instrumento, como portavoz de los perros, he llevado el mensaje hasta París gracias al apoyo de A Tout France; la Agencia de Desarrollo Turístico de Francia (france.fr). Con su colaboración, han hecho mucho por la causa. Según la Fundación 30 Millions D’Amis, 100.000 perros y gatos son abandonados al año en nuestro país vecino. Tengo esperanza de que la problemática mejore. Me emociona saber que el Presidente Macron es un amante de los perros; tiene un labrador negro, fue abandonado y adoptado. Se llama Nemo y vive en la residencia oficial del Presidente de la República de Francia (los labradores son una tradición en el Palacio del Elíseo). Por lo tanto, llevo mi pensamiento al francés: #NonàlAbandon.

A partir del jueves, conocerás todos los detalles de este hotel confidencial y de nuestra experiencia de gracia en París. Le doy al mundo lo mejor que tengo y esta es mi forma de luchar por el respeto de los perros, me hace sentir en paz. Bonne semaine!

Abrigo PEUTEREY Jersey TOMMY HILFIGER Camisa HACKETT Pantalón y guantes GANT Gorra WALTHER EISENBERG Zapatillas GEOX Mochila ECOALF Reloj MONTBLANC Gafas DIOR Perfumes CHANEL Tratamientos ZELENS de BOMONDE y BIOTHERM HOMME Collar y correa MASCOBOUTIQUE
Fotos: David Suárez Fernández