Barber y el afecto por los perros en la Casa Real británica

Barber y sus óleos, donde el perro parece hablar. Reinas, reyes, princesas y príncipes ingleses dejan claro que adoran a sus fieles compañeros.

La Reina Victoria posa con Sharp, uno de sus perros favoritos. Esta foto, del año 1866, fue utilizada com ‘carte-de-visite’ y postal que se comercializó durante su reinado. Foto: Royal Collection Trust/© Her Majesty Queen Elizabeth II 2017.

Charles Burton Barber (1845-1894) creó pinturas que invitan a viajar por la historia de Inglaterra. Parece que, no hay inglés que se precie sin perro; algunos por su afición a la caza y, otros como la reina, por su lealtad, cariño, amistad y mil bondades más. No hay que olvidar que, el estilo de vida de la Corona es todo un referente para sus súbditos. Gran Bretaña es una nación de amantes de perros. Muestra de ello son las obras de arte, fotografías, vídeos y libros que recogen esta relación tan apreciada en la Corte. Rindo tributo a estos humanos con los cuadros del pintor de la reina en la época Victoriana. Sus obras de arte son un testimonio vivo del amor que profesan los ingleses por los perros. La Royal Collections Trust atesora muchas obras con perros. Hay hasta retratos realizados por Sir Anthony Van Dyck al cavalier king charles spaniel de Charles I. Incluso la reina Victoria creó álbumes con fotografías de sus royal pets. Además de enseñarte parte de la obra de Barber, verás fotos históricas. Encabeza este artículo, el retrato de Isabell II realizado por Cecil Beaton. Luego verás otras dos fotos de Su Majestad; las tres imágenes son parte del libro ‘Her Majesty’ publicado por Taschen. A tu izquierda, una postal de la Reina Victoria posando con Sharp, uno de sus collies preferidos.

‘Suspense’, el cuadro fue vendido en Christie´s en 1997 por 442.500 dólares.

Barber tuvo una infancia feliz, eso se nota. Fue un pintor de gran fama en la era victoriana, el más importante. Es fácil identificar su trabajo por las escenas que representó. Su temática más conocida, los niños con sus mejores amigos de cuatro patas y retratos de perros. Hay que saber pintar muy bien para lograr estas obras figurativas tan bonitas y que gusten durante generaciones. Todo está pintado con sumo detalle: ¡es un maestro! A quién no le resulta tierno ver a una niña dando las gracias en la cama acompañada por sus mejores amigos peludos; ‘Suspense’ se vendió en Christie’s en 1997 por 442.500 $. El suspenso está ahí, ¿compartirá la niña el festín o los bajará de la cama después de rezar? Es irresistible recorrer con la mirada cada trazo. Otra muestra de la relación especial que existe entre el hombre y el perro se deja ver en ‘A Special Pleader’. En una lujosa casa, hay una rubia pequeña castigada en una esquina. Y la acompaña su fiel compañera, el collie parece estar pidiendo que por favor perdonen a su amiga. Las expresiones humanas que Barber logró representar en los perros son dignas de admirar ayer, hoy y siempre.

Barber llevó al lienzo, de forma magistral, el vocabulario subliminal de los perros. Algo evidente en el óleo ‘A Special Pleader’, año 1893 (97 x 127.6 cm).
Una niña cuida de unos cachorros, sus demás perros están muy curiosos. Al fondo y a la derecha, parece que está la madre o el padre reclamándolos. ‘Girl with dogs’, 1893 (91.5 x 71.5 cm).

El talento del artista fascinó a todos, hasta a la reina Victoria. Le encargó retratar a sus nietos con sus perros y al príncipe de Gales (futuro Eduardo VII) con su Samoyedo. Barber también retrato a Noble, uno de los collies favoritos de la reina (tuvo 88). También pintó a los demás perros que vivían con ella en sus palacios. La reina era la benefactora de la protectora Battersea Dogs Home Patron. Su hijo Leopold adoptó allí a Skippy, un fox terrier. El perro más famoso de Eduardo VII fue Caesar, un terrier. Él lo acompañaba a todas partes, hasta en sus reuniones de estado. Cuando el rey murió, Caesar lo acompañó durante el cortejo fúnebre. Los corgi llegaron con el rey George VI y hasta nuestros días. En el libro ‘Her Majesty’ hay fotos impresionantes. A continuación, verás una fotografía donde hay un corgi con la familia real. Puedes conocer y tener en tú casa la excepcional historia de esta reina amante de los perros. Para dicha publicación, Taschen recopiló imágenes maravillosas, algunas son inéditas. Para comprarlo, haz clic aquí (29,99 €).

https://click.linksynergy.com/deeplink?id=zFq5bYUdArM&mid=42784&murl=https%3A%2F%2Fwww.taschen.com%2Fpages%2Fes%2Fcatalogue%2Fphotography%2Fall%2F45436%2Ffacts.her_majesty.htm
Foto del libro ‘Her Majesty’ (TASCHEN). En la imagen, el rey Jorge VI y la reina Isabel con sus hijas, las princesas Isabel y Margarita en Windsor, 1946. Están acompañados por dos perros, miembros no humanos de la familia real.  Copyright: Bettmann/Corbis Photo: Lisa Sheridan The Royal Family at the Great Lodge, Windsor Park, 1946.

Como has podido comprobar, los perros son un símbolo muy popular de la Casa de Windsor. Desde el dachshund del Príncipe Alberto hasta los corgi de Elizabeth II, ninguno ha pasado desapercibido por el público. Para ellos, son nobles cazadores y compañeros muy queridos. Siempre han jugado un rol importante en la vida privada y pública de la familia Real. Cuatro años atrás, una fotografía del Duque y Duquesa de Cambrige, cuando presentaron oficialmente al Príncipe George, dio la vuelta al mundo. En esa instantánea está Lupo, el cocker spaniel de Kate Middleton.

Gracias a la fotografía, los comunes mortales también podemos capturar esos gestos tan tiernos y divertidos de nuestros reyes y reinas de cuatro patas. Y como Barber ya no puede aceptar encargos, sí en cambio, Lulu Figueroa Domecq y Dani Wilde, que ilustran de maravilla. Sin duda, un retrato del perro que más adoras resultará un regalo de Navidad único. Y hablando de la Casa Real Británica, este viernes, no hay que perderse la segunda temporada de ‘The Crown’ en Netflix: ¡qué ganas!

https://click.linksynergy.com/deeplink?id=zFq5bYUdArM&mid=42784&murl=https%3A%2F%2Fwww.taschen.com%2Fpages%2Fes%2Fcatalogue%2Fphotography%2Fall%2F45436%2Ffacts.her_majesty.htm
7 de junio de 1951, Londres. Princess Elizabeth of England representa al Rey y saluda por primera vez en la ceremonia Trooping of the Color. Fue fotografiada por un anónimo a su llegada a Palacio. Copyright: Bettmann/Corbis. 

Texto: Christian Oliva-Vélez