El perro, el apoyo emocional para los niños

La Real Sociedad Canina de España informa de que, casi la mitad de los niños perciben a su perro como su principal fuente de apoyo emocional.

Un último estudio revela que, los lazos afectivos que los pequeños crean con sus perros les ayudan a superar la sensación de miedo o tristeza, ya que recurren a sus animales de forma habitual para abrazarles y encontrar alivio en estas situaciones. Este patrón lo repetimos muchos adultos.

Si bien un perro no puede considerarse un regalo, lo cierto es que el mayor deseo de muchos niños para estas fechas es un cachorro. Una petición impulsiva de los pequeños que conviene sopesar pues puede tener muchos beneficios para su educación y su felicidad. El 46% de los niños que tienen un perro o gato considera que es su principal fuente de apoyo emocional después de sus padres. Así lo refleja el II Análisis Científico sobre el vínculo entre personas, perros y gatos, elaborado por la Fundación Affinity y recogido por la Real Sociedad Canina de España (RSCE).

Los perros favorecen el desarrollo educativo y social. Sin duda, crecer con ellos es algo óptimo y saludable, además de fomentar habilidades sociales y contribuir a establecer un comportamiento cívico y a tener sus primeras responsabilidades. Mi infancia ha sido compartida con animales y su compañía es única, incomparable. Algunos de mis cinco hermanos y hermanas también la vivieron así.

Pincher y sus hermanos humanos.

Los que buscan agrandar la familia

El estudio mencionado afirma que, el tamaño del perro tiene un papel esencial, sobre todo cuando se trata de niños pequeños. Por ello, al contrario de lo que se pueda pensar, desde dicha sociedad informan que no es conveniente un cachorro de raza miniatura, ya que pueden sufrir algún daño inintencionado o agresión no deseada al jugar con ellos. En su lugar mencionan las razas más grandes como los Retriever -especialmente Labrador o Golden-, los Beagles, los Spaniels o el Perdiguero de Burgos, entre otros.

Conviene tener presente este dato del análisis pero, también habría que mencionar a los que buscan un hogar. Los que han sido abandonados y maltratados. Asimismo, hubiera sido acertado recalcar que la adopción es lo más ético pero, por intereses varios, parece que la entidad no poseen esa libertad. Ellos también merecen formar parte de una familia y la están esperando en el refugio o perrera de cada ciudad. Desde ya, estoy en contra de la cría de seres sintientes. No olvidemos que, a los de raza también les hacen padecer. 

Dicho informe señala que, cuando los niños son mayores, conscientes del manejo que deben tener del perro, las razas llamadas “de compañía” pueden ser ideales. Entre las más populares están el Chihuahua, el Maltés, el Shih Tzu, el Yorkshire Terrier y otras menos conocidas como el Cavalier King Charles, el Toy Ruso o el Grifón Belga.

Julián Hernández, presidente de dicha sociedad, se pone en el lugar de todos y recalca que, lo más importante es ser plenamente consciente de la decisión, que sea responsable. Asimismo, recomienda informarse con antelación. Hernández asegura que, el perro no tiene que ser fruto de un impulso sino una decisión que nos acompañe toda la vida, procurándole la educación y bienestar necesario.

Hijos no humanos (de raza y/o mestizos)

El origen de todos los perros ha sido los cruces entre razas (creados por el humano) y el más antiguo es el galgo. Esto ya lo sabemos pero, es importante tenerlo presente. Aún se hacen diferencias entre los de razas y los mestizos. Por ejemplo, en abril del 2020, la RSCE celebrará en Madrid la Exposición Mundial Canina (World Dog Show), en colaboración con IFEMA. Este evento reunirá a más de 20.000 perros en la capital de España. La RSCE indica que con este evento buscan promover el papel esencial que tienen los perros de raza en la sociedad y la necesidad de conservar su legado.

Por lo que he podido comprobar y por lo que he hablado con terapeutas caninos y veterinarios, estas exhibiciones no son el lugar más apropiado para los perros. Este tipo de comportamientos me evocan a la fábula de “La gallina de los huevos de oro”. La avaricia me incomoda y considero que es una injusticia cuando se utiliza a seres sintientes en cualquier espectáculo. Esas horas de estrés solo benefician al propietario o propietaria y fomentan la compra.

Para más INRI, según la última infografía de la Fundación Affinity, el porcentaje de abandonos en España sigue sin descender, es vergonzoso. Ayúdame a difundir que, el mejor amigo del hombre no se compra. A los niños y niñas no les importa el pedigrí: ¡adopta, no compres!


Texto: Christian Oliva-Vélez
Fotos: Real Sociedad Canina de España

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicado el Ene 3, 2020

También te puede interesar…

PRUEBA

prueba prueba prueba

Ilustración de Manuel Barahona para Naciones Unidas. La obra '¡GRACIAS!' forma parte de un proyecto creativo que busca...