Mis 3 hoteles preferidos de la capital del mundo

Miles de fieles esperando recibir la bendición papal durante las celebraciones de Semana Santa. Esta imagen tan atípica de la Plaza de San Pedro, cubierta de coches, fue capturada por el fotógrafo Giorgio Sommer, c. 1865. Copyright: © Archive Mazza-Fanelli, Paris.

Tercera parte de mis recomendaciones de la ‘capital del mundo’. Fotos antiguas y los hoteles que más me gustan de Roma.

Capital del mundo, así la nombró Goethe cuando la visitó solo el 1 de noviembre de 1786. Sigo mirando fotos de Roma, las del libro ‘Roma. Retrato de una ciudad’. Este impresionante retrato reúne fotografías de ayer y de hoy. Exploran la extraordinaria historia, belleza y patrimonio artístico de esta incomparable capital cultural. A través de ellas, se aprecian la ciudad que fue núcleo del antiguo Imperio romano y cuna del Renacimiento. Su belleza transita de la estética neorrealista a la recuperación de posguerra y al hedonismo.

Roma. Cuánto la echo de menos. Recuerdo el perfume de mis manos, del jabón de Santa María Novella. Será el espíritu navideño o las fotos antiguas que despiertan mi añoranza. La opción de hospedaje asequible y más auténtica que encontré fue Casa Howard de Via Capo le Case (AD a partir de 59 €; casahoward.com). La estancia cinco estrellas más exclusiva la brinda el Portrait (AD a partir de 500 €; lungarnocollection.com). Esta propiedad de la familia Ferragamo esta vestida de buen gusto y es un oasis de paz en pleno corazón de la ciudad antigua. Ambos están a dos pasos de Plaza España. Una tentación siempre ha sido el Hotel Eden, ahora está rejuvenecido; es la máxima expresión del estilo clásico italiano (hab. desde 690 €; dorchestercollection.com). Cené en La Terraza con mi madre, qué bonito recuerdo.

Impresionante imagen del Papa y los fieles congregados en la Plaza de San Pedro.

La ‘capital del mundo’ sigue siendo el anhelado destino de viaje. Tengo presente a Francisco, siento adoración por el Santo Padre. Bajo el mismo techo, que el representante de Cristo en la tierra, Eros recibió la bendición de Su Santidad. De mi experiencia en el Vaticano, nunca me olvidaré de sus palabras; pidió que recemos por él. Ahora que estamos en Navidad, Leonardo di Caprio le regaló en Audiencia Privada el título Hieronymus Bosch de Taschen. ¿Tú vas regalar algún libro, cuál? Cuéntamelo. En el próximo artículo, te regalaré las mejores direcciones gastronómicas y dog friendly de Roma.