PCCh: ¡los perros no padecen ni transmiten el COVID-19!

Eros, mi perro, mi hijo no humano, el embajador de la causa #NoAlAbandono de perros y sus semejantes.
Reading Time: 2 minutes

Mercados húmedos, COVID-19, Partido Comunista Chino (PCCh), pandemia, muertes y pronóstico de recesión económica, ¿cuánto tiempo más tardará la comunidad internacional en actuar? 

Mi perro tiene unos ojos preciosos. Eros es parte de mi familia. Solo a él le canto, ‘Te quiero más que a mi vía‘. En estos tiempos de coronavirus, me solidarizo con los chinos y los animales. Millones de seres vivos sufren en silencio el Partido Comunista Chino. Me resulta inaudito que exista en nuestra Tierra un partido tan siniestro. Ayer la fundación Animal Hope and Wellness (creada por el señor Marc Ching) dio a conocer lo que está sucediendo en China. Según se ve en el vídeo, la policía arranca a un bichón maltés de los brazos de su familia. Macabro. Me ha roto el corazón. Según dicha organización, esto está pasando en todo el país. Debemos pasar a la acción, no podemos permanecer impasibles ante el exterminio del mejor amigo del hombre en ese país.

Bill Gates nos advirtió de la catástrofe global y no lo supimos escuchar a tiempo. Y aunque el mundo esté lleno de gente buena, aún no hemos logrado salvar a los animales (humanos y no humanos) que sufren en China. En cualquier caso, es evidente que, lo que hace parte del pueblo chino repercute en todos los habitantes del planeta.

Arrojemos algo de luz al infierno

Gracias a Reporteros sin Fronteras y a las redes sociales, ahora todos sabemos bien lo que han hecho y hacen en China, es muy preocupante. La crisis sanitaria es gravísima. Mientras esperamos a que el régimen chino liderado por Xi Jinping reciba sanciones (merece demandas históricas) y a que el pueblo obtenga la libertad de expresión que reclama, tenemos el poder soberano de elegir a la hora de comprar. Salvo las protectoras de China, los que respetan y aman a los animales, se comprueba que al régimen chino no le importamos, ni tampoco otros seres vivos. Ayudemos a los humanos y a los animales de esta superpotencia. 

Desde que soy consciente donde se encuentra el infierno, ya no elijo productos Made in China y no compro en los almacenes ni bazares de chinos. Creo que haber elegido barato nos está saliendo muy caro y la tierra pide a gritos un cambio. Tenemos mucho que hacer ahora y en los tiempos venideros. Comprobado está que, como consumidores podemos mejorar mucho las cosas. Por favor, me interesa saber, ¿qué harás tú? Déjame tu comentario. 


Texto y foto: Christian Oliva-Vélez