Reading Time: 2 minutes

Descubre nuestra ruta secreta de senderismo por Castilla y toma nota de nuestros básicos para protegernos del sol y los parásitos.

Antes de emprender una ruta de 5 kilómetros por el Campo Charro desayunamos. En verano, con mi perro salimos a las 7am y a las 9pm. Son tierras bravas, al calor atiza sin misericordia. Con calma, descubrí con Eros el poco conocido Camino Natural Vía Verde de la Plata. Es un planazo. Conviene tener presente que, durante el fin de semana este Camino Natural del término municipal de Terradillos es muy transitado por pelotones de ciclistas y no lo recomiendo para el senderismo.

Ruta por la Dehesa Charra

Otro recorrido fantástico es el camino que recorre la finca de un médico de Salamanca, que tiene allí 400 hectáreas (esta a la venta). El coche hay que dejarlo en la urbanización El Encinar. Después de cruzar el paso canadiense, que esta detrás del frontón y junto al típico cartel de «Coto de caza», uno puede empezar a descubrir la dehesa charra. El terreno es llano, hay alguna cuesta,  charcas, encinas por todas partes y vacas que parecen moruchas pero, no lo son. Conviene mantener distancia cuando están con sus terneros. Hemos visto zorros, jabalíes, jabatos y culebra bastarda. Pero no vimos lince ibérico, águila imperial e ibérica y cigüeña negra. Por suerte, tampoco nos cruzamos con la tarántula ibérica. Siempre nos miraron el milano y el buitre negro (hay que estar atentos).

Al haber ganado, hay garrapatas. Eros lleva collar antiparasitario y pipeta todo el año. Yo me aplico los repelentes más fuertes, me he quitado muchos parásitos de encima. A continuación, toma nota algunos de nuestros básicos para esta ruta de senderismo por Castilla.

Pinares junto al Campo Charro

El único plan a la sombra de la zona es dar vueltas por el pinar vallado que hay dentro de la urbanización Los Cisnes. Y ahí mismo, junto a la carretera Salamanca-Alba de Tormes, se encuentra otro bosque de pinos. Aquí Eros despertó a un jabalí del tamaño de un elefante. Estos rincones de Castilla son un secreto, solo conocidos por la gente local. Una cosilla más: ¡no se puede salir sin agua fresca (y en cantidad)!


Texto y fotos: Christian Oliva-Vélez