Sierra de Gredos a caballo

Sierra de Gredos Montando a Serena en la Sierra de Gredos.

La Sierra de Gredos me evoca a mi infancia y le tengo cariño. Montar a caballo por la sierra es uno de los mejores planes. 

Un día de otoño, a dos horas de Madrid y hospedados en el Parador de Gredos, nos fuimos a Navarredonda (2 km). Tenía programada una aventura a caballo por la Sierra y el Parador me recomendó el centro de equitación Equiberia, acertaron. Allí nos recibieron dos mastines, un galgo, un dálmata y un potrillo recién nacido, su madre murió después de 10 horas de parto.

Eros no salió de su asombro. Apareció Stacey Moore, la manager de la cuadra, que me ensilló a Serena. También estaba María Maloy, una graffiti artist. Juntos nos fuimos a hacer una ruta de dos horas a caballo (35 €, +34 689 343 974). Dicha artista fue todo un descubrimiento, me encantó tenerla como compañera en esta aventura por la serranía castellana.

Los senderos son idílicos. Las vistas panorámicas de Gredos siempre me dejan ensimismado. Por seguridad, a Eros lo dejé en un box de las cuadras y al cuidado del personal de Equiberia. Cuando volví, lo encontré lleno de paja. Había estado revolcándose en la cama del caballo y olía a uno de ellos: ¡me encantó!


Texto: Christian Oliva-Vélez
Fotos: David Suárez