Tentadoras direcciones dog friendly de la ciudad de Fernando Pessoa

Fernando Pessoa Con Fernando Pessoa, solo me falta la bica, una tacita de café muy fuerte.

Viví Lisboa apasionadamente con Eros. Toma nota de lo que no te puedes perder.

Leo a Fernando Pessoa y, en Lisboa, me entusiasmó conocer uno de sus lugares favoritos. En Chiado, por la rua Serpa Pinto, pasamos por La Brasileira y nos hicimos una foto con la escultura del poeta y escritor portugués. Su vida giraba entorno a su obra literaria, sufrió el desamor, le encantaba fumar, abusó del aguardiente, conocía de astrología y le gustaban las magnolias. En la puerta de la parroquia dos Mártires acababa de terminar un oficio. Me entretuve en la librería Bertrand (desde 1732). Allí descubrí ‘Libro de crónicas’ de António Lobo Antunes (Debolsillo), qué ganas de leerlo.

Lisboa
En la librería Bertrand (desde 1732).

Entré por primera vez en Saccor Brothers, marca conocida de moda clásica; su logo está protagonizado por un galgo. En Santini, rua do Carmon 9, sirven los mejores helados desde los años 50 (1kg, 22.70 €). Descubro la casa Burel (rua Serpa Pinto 15B), crea piezas de lana de alta calidad, con diseño y sostenibles; también hacen collares para perros pequeños. La dirección que toca a continuación es la del restaurante donde comimos, te daré los detalles en la próxima crónica de nuestro viaje a Lisboa.

Somos cuentos contando cuentos, nada. Fernando Pessoa


Texto: Christian Oliva-Vélez
Fotos: David Suárez