The Doger Café, la dirección más irresistible de Madrid

The Doger Café En el café, Javier Alcazar (co fundador del proyecto) con una amiga y uno de los cachorros en adopción.
Reading Time: 2 minutes

The Doger Café me ha sorprendido con su propuesta, café y la oportunidad de establecer contacto cercano con el futuro nuevo miembro de una familia responsable.

The Doger Café abrió sus puertas a finales de diciembre del año pasado. Roberto Aláez y Javier Alcázar, dos manchegos de la década de 1990, supieron ver la oportunidad y recrearon una propuesta que triunfa en ciudades como Nueva York o TokioAmbos provienen de mundos diferentes. Se movían entre la danza, la actuación, las ciencias jurídicas… Cuando se les ocurrió el negocio, se ganaban la vida como comerciales de tarjetas de crédito en el aeropuerto de Madrid.

Pensando en el universo que hemos creado entorno a los perros y gatos, ellos supieron detectar el nicho y una necesidad. Decidieron hacer algo acogedor y poner su granito de arena a la problemática de los abandonos. Se dieron cuenta que podían aportar algo. El resultado es una cafetería pet friendly que motiva las adopciones.

Ambos conocían el concepto de café con mascotas. Roberto es un enamorado del café y su novia tenía un pastor alemán al que adoraba; es el perfil del perro presente en el logo. Ambos socios presentaron el proyecto, de café con cachorros de perros y gatos en adopción, en una incubadora de empresas.

Sensibilizados con el mundo animal, asesorados y decididos, desarrollaron la plataforma Thedogercafe.com. Ofrecen productos, peluquería y otros servicios vinculados. El próximo paso es lanzar su propia App. Asimismo, The Doger Café sirve de intermediario entre casi una veintena de asociaciones. La ayuda que brindan es la acogida de los animales no humanos y darles la oportunidad de encontrarles una familia. Al rededor del 10% de las consumiciones realizadas por los propios clientes es destinado a la labor que desarrolla la RSC del proyecto.

The Doger Café
Un amigo de la casa disfrutando de la experiencia.

Por el bienestar animal de los que allí se alojan temporalmente, tienen sus propias normas. El sistema de reservas es de dos a tres encuentros por hora. Estos momentos de interacción tienen una duración de 15  minutos. Al parecer, nadie quiere perderse esta oportunidad. Está completa la agenda de febrero y los fines de semana de marzo. Gracias a su iniciativa, han ayudado a que se generarán doce adopciones en un mes y quince días. Los que decidan adoptar deberán rellenar un formulario de pre adopción en la Web y acudir a una entrevista en la cafetería.

A su local de la calle los Mesejo 14 acuden clientes de todas las edades y nacionalidades. Su carta es breve y vegetariana (café y brownie artesanal 4€; tosta con aguacate, hummus y aceite de oliva, 5,50€). El café es 100% natural. Destaco las cervezas, que son artesanales, veganas y llevan etiqueta propia, ilustraciones de perros (a partir 3,50€). Así es el primer The Doger Café. Según me contó Roberto, están recibiendo solicitudes internacionales de licencias. Mientras tanto, desde aquí, les deseo éxitos y que sigan motivando adopciones.


Texto: Christian Oliva-Vélez
Fotos: The Doger Café