Vila Vita Collection, 6 residencias de lujo que miran al océano Atlántico

Vila Vita Collection Al sol en una de las dos terrazas de Estrela do Mar.

Vila Vita ha creado un nuevo destino de paz y lujo dog friendly. Estrela do Mar es la villa donde nos alojamos. Descubre Salema Beach.

Años atrás estuve en una villa que celebra la vida. Se trata del Vila Vita Parc Resort & Spa, un cinco estrellas de Leading Hotels con 2 estrellas Michelin. Su ubicación en el Algarve es privilegiada, tiene playa privada. También disfruté de la Herdade dos Grous, su auténtica finca portuguesa en pleno corazón del Alentejo. Esta vez, mis anfitriones alemanes me invitaron a descubrir su nueva propuesta de alojamiento de lujo. Sus seis propiedades están estratégicamente bien situadas en una aldea de pescadores en la localidad de Vila do Bispo.

Vila Vita Collection
Panorámica desde una de las villas de Vila Vita Collection.

El domingo pasado viajamos desde Salamanca con una amiga al volante de un Audi sportback (5 días/ 470€ de alquiler). No suelo conducir. Con eustrés, escogí la ruta por Sevilla- Huelva- Faro (capital del Algarve). Eros llevó puesto su cinturón de seguridad. Pensando en él fuimos parando, cada dos o tres horas, para que hiciera sus necesidades y estirará sus patas. Al entrar en Portugal, pagamos menos de 2 euros de peaje. Hicimos 720 kilómetros en 9 horas (50€ de diésel).

Villa Vita CollectionEl día que llegamos a Estrela do Mar.

Primer día en Salema Beach

Bajamos la música y las ventanillas. Olimos y sentimos la humedad del mar. Entramos en Salema. Oímos el sonido de las olas. La calle por la que transitábamos nos llevó directo al mar. La sensación fue: ¡sensacional! Después de tantas horas en el coche, sentí que entrabamos en el paraíso.

Vivo cada viaje de una manera muy intensa y este nuevo destino me enamoró. Estrela do Mar fue nuestra residencia durante cuatro noches. Nos recibió Paulo, guest relations de Vila Vita. La villa está totalmente equipada y decorada como un clásico yate (151 m²; a partir de 265€ la noche; reservas, cfernandes@vilavitaparc.com/+351 966 140 894). Subiendo un tramo de escaleras (también tiene ascensor), llegamos a la master suite. Eros encontró su cama, premios y bowls. Las vistas nos atraparon. El romance del mar y la costa, resulta hipnótico.

Acto seguido, recorrimos la Praia da Salema. En este remanso de paz, Eros corrió por la arena fina. Acantilados, rocas gigantes, barcas de pescadores, extranjeros paseando con sus perros y gaviotas. Tranquilidad. El sol llegaba al ocaso y el mar se tornó plateado. Bajo un cielo colmado de estrellas, cenamos bien en el restaurante A Boia (30 € p/p) y dormimos acunados por el mar. Así nos recibió este nuevo destino en el extremo de Europa.


Texto: Christian Oliva-Vélez
Fotos: Christian Oliva-Vélez/ Vila Vita Collection