Yara Martínez Pérez, directora del Iberostar Las Letras Gran Vía

Reading Time: 2 minutes
Iberostar Las Letras Gran Vía.
Eros con Yara Martínez Pérez, directora del hotel Iberostar Las Letras Gran Vía.

Yara Martínez Pérez, directora del Iberostar Las Letras Gran Vía, se suma a nuestra causa.

Yara Martínez Pérez es la directora del hotel Iberostar Las Letras Gran Vía, buque insignia de la cadena mallorquina. Estudió la carrera de Turismo, ocio y naturaleza en la Universidad Carlos III de Madrid. Forma parte del equipo de Iberostar desde febrero de 2011. La semana pasada, Eros y yo volvimos a alojarnos en esta dirección histórica de Madrid. Durante la estancia, tuve la oportunidad de conocerla. Acaba de volver a trabajar tras la baja maternal. Su alegría es notable: ¡deslumbra! 

La familia de Martínez Pérez también la integran dos hijos no humanos. Un caniche, que llegó en adopción, y un chihuahua, lo recibió en Tenerife cuando trabajaba en la isla para la misma cadena. Le encantan los seres sensibles, creció con pastores alemanes, humster, periquitos y tortugas.

Como es propio de un buen hotel, en el Iberostar Las Letras Gran Vía los animales no humanos también son bienvenidos. Tan solo, no deben superar los 15 kilos. El cargo extra es de 30 euros por noche. El kit de bienvenida incluye una cama lavable, comedero, bebedero, premios, juguete y corbatero (dicho señal indica que el perro está en la habitación).

Al hacer la reserva es necesario comunicar que se viaja con el perro. Como es lógico y por la seguridad de todos, al hacer el check-in se firma un documento de responsabilidad. Siempre y cuando el jefe o jefa de la casa no ladre o sufra de ansiedad por separación, se podrá quedar solo/a en su cuarto. Otro detalle diferenciador y digno de admirar es que, los perros tienen permitido el acceso a las zonas comunes, menos en el restaurante.

Asimismo, el hotel ofrece cualquier servicio adicional que se requiera. Como por ejemplo, cuidador o entrenador canino (bajo disponibilidad y antelación; 30 euros/hora).

Después de la estancia de un huésped de cuatro patas, el Iberostar lleva a cabo una limpieza exhaustiva y deja la habitación libre de rastros. Qué ganas de contarte nuestra nueva experiencia, lo haré en breve.


Foto y texto: Christian Oliva-Vélez