Catedral de Nantes: compartimos nuestro dolor

En la tumba de los duques de Bretaña, encontré el símbolo de la fidelidad. El ducado me fascina y nos duele el presunto acto criminal que ha sufrido hoy.

La Cathédral Saint-Pierre et Saint-Paul es un edificio tardogótico erigido en 1434 y hoy a sufrido un incendio. Los bomberos han controlado las llamas. La fiscalía ha abierto una investigación por “incendio voluntario”.

Incendio de la Catedral de Nantes, compartimos nuestro dolor.

Conocí esta iglesia bretona durante nuestro viaje con Eros a Nantes. Él se quedó fuera con nuestra guía de Le voyage à Nantes. La catedral ya había sufrido un devastador incendio un año antes de que yo naciera. El escenario era bien distinto cuando entré, se encontraba totalmente restaurada. Sus bóvedas son más altas que las de Notre Dame de París (37,5 m). 

Me cautivó la obra maestra del santuario, el sepulcro de Francisco II y Margarita de Foix, duques de Bretaña. Lo encargó su hija Ana de Bretaña, dos veces reina de Francia, en 1506 (visita gratuita). Al recórrela me sorprendió gratamente. En sus cuatro ángulos hay dispuestas cuatro figuras simbólicas y alegorías. Estas representan las virtudes cardinales (prudencia, justicia, fortaleza y templanza). Una de ellas es representada por un perro. Me emocionó.

No me olvido de esta vivencia en la Catedral de Nantes. En el arte, el perro representa la fidelidad. Este lleva un elegantísimo collar engalanado de armiños, símbolo de Bretaña y, a sus pies, el escudo. Esta magnífica escultura viene a representar la fidelidad al ducado de Bretaña.

Recuerdo que tuvimos que irnos enseguida, Eros estaba inquieto (tenía ganas de hacer sus cosas). Detrás de la catedral, por la callejuela Saint-Laurent esta La Psalette, antigua sede del capitolio de la catedral. Allí encontré un espacio mágico.

En el centro de aquella atmósfera de paz hay un castaño centenario. Entró el sol. Sus rayos nos iluminaron. Eros hizo su caca, allí mismo hay un dispensador de bolsas para recoger las deposiciones. Apoyé mi espalda en el tronco del castaño. Gloria bendita. Levanté la mirada hacia la bóveda de ramas, hojas, castañas y sol. Cerré mis ojos. En estado de consciencia plena, tomé contacto. Di las gracias por estar en este bellísimo lugar con Eros. 

Perro feliz, vida feliz. Así dio comienzo nuestro día en Nantes. Hoy más que nunca pensamos en esta ciudad, cuya comunidad es mayormente católica, y compartimos nuestro dolor. Desde aquí, le mandamos todo nuestro cariño y, en especial, a todo el equipo de Le voyage à Nantes, nuestros anfitriones.


Texto: Christian Oliva-Vélez
Fotos: David Suárez

0 comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Escrito por Dog Friendly traveler

Me llamo Christian Oliva-Vélez, llevo 6 años viajando con Eros y estudiando el mundo del can. Como lo bueno se comparte, desde el año 2014 ofrecemos nuestro contenido gratuitamente en la Web de Dog Friendly traveler®, emprendimiento original, único e incomparable.

Publicado el Jul 18, 2020

También te puede interesar…

Tu privacidad es importante para nosotros Este portal Web de Dog Friendly traveler® únicamente utiliza cookies propias con finalidad técnica, no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios sin su conocimiento. Puede gestionar las preferencias de privacidad haciendo clic en Configurar. Sin embargo, contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas a Dogfriendlytraveler.com que usted podrá decidir si acepta o no cuando acceda a ellos.Para dar su consentimiento para el uso de Cookies y acceder al sitio, pulse el botón Aceptar.    Política de cookies
Privacidad
A %d blogueros les gusta esto: