Nos queremos, paseamos juntos y, con la correa de Hunter, puedo llevar las manos libres

Eros y yo, con nuestra guía, paseando con la correa de Hunter por Maria-Theresien-Straße (Innsbruck).
Reading Time: 2 minutes

La correa de Hunter ofrece una experiencia insuperable, 100% segura, muy cómoda, única en el mundo. Conectados, mi perro y yo recorremos España, el resto de Europa y Buenos Aires.

Eros y yo disfrutamos de la libertad juntos, unidos por la correa Hunter Vario Freestyle. Tenemos dos, roja >Cómprala en Amazon.es y negra >Cómprala en Amazon.es Hunter es una marca alemana, la número uno en Europa de accesorios para perros y gatos. Esta correa es la más cómoda y segura del mercado. No existe otra mejor hecha en la UE. Todos los elementos que la componen son de alta calidad. Los mosquetones no se rompen y esto brinda mucha tranquilidad. 

Unidos por el amor, el disfrute esta asegurado

La Tenencia Responsable es vital. Es decir, es obligatorio llevar al perro atado y eso hay que asumirlo. La correa hace que nuestra conexión sea más fuerte. Por ello, es importante que el perro perciba la correa como un elemento positivo. Para ponérsela yo me agacho a su lado, de frente no resulta amable. La correa de Hunter mide 260 centímetros. Se puede llevar de dos maneras: en la mano o sujeta a la cintura. Ir atados (unidos) así es: ¡una maravilla! 

De todos modos, hay que saber pasear con correa. El manejo debe ser el correcto. Yo le dediqué tiempo, amor, al aprendizaje de Eros. Por eso, es muy importante observar el lenguaje corporal de nuestro perro. Como ellos necesitan oler, Eros hace paseos del olfato, se mueve con libertad y yo le sigo. Casi siempre la mantenemos floja.

Solo sujeto la correa a mi cintura cuando necesito hacer algo con las dos manos. Mientras tanto, sé que Eros sigue a mi lado, protegido. Como la distancia entre ambos se acorta, vamos a su ritmo. Para mi es más fácil adaptarme a su velocidad. Cuando nos cruzamos con otro perro o persona que elijo evitar, le pido que permanezca a mi lado, tranquilo. Luego le doy un premio. Cuando Eros no quiere pasear me lo indica y jamás lo obligo a continuar, volvemos por donde vinimos. Como verás, la experiencia con esta correa de Hunter es absolutamente diferente a la de otras correas tradicionales. En toda Europa no he encontrado otra más segura, cómoda, práctica y bonita.


Texto: Christian Oliva-Vélez
Fotos: David Suárez