En estas Fiestas, brindo con algunos de los caldos más singulares de España

Las Fiestas son para compartir. Disfruto de excelentes caldos desde pequeño, mi abuela era de origen genovés y, en su familia, los niños podían probar de las copas de los mayores. Así me fui haciendo de un paladar de cuatro décadas. En Europa se crean mis favoritos, comparto 6 españoles, todos asequibles.

Descorchar en Navidad resulta irresistible y, para estas Fiestas, he elegido una cervecera y bodegas singulares. Desde pequeño, me gusta leer las etiquetas. Me emociono cuando se descorcha un buen caldo y, más aún, si Eros también está presente.

Para empezar, a nuestra casa de Madrid llegó una caja de Mustache, la cerveza contra el maltrato animal (9,45€). Se trata de una edición especial realizada en colaboración con Las Muy Perras con el fin de recaudar fondos para la lucha contra el maltrato animal y el abandono de galgos. Es blanca, de trigo ecológico, y está aromatizada con tomillo y cáscara de naranja. De paso ligero y refrescante, para acompañar pastas, carnes, pescados y quesos.

Celler Piñol es una bodega familiar situada en Batea (DO Terra Alta) dedicada a la producción de vinos hechos con uvas orgánicas de la región. Tengo en casa, Portal Blanco 2017 (garnatxa blanca joven muy afrutada y gastronómica); ideal para el aperitivo o fiesta. Y su tinto, L’Avi Arrufi (18,50€). Vino de Cariñena y garnatxa, potente y estructurado pero muy elegante, un acierto para los amantes de un buen tinto. De hecho, la añada del 2010 obtuvo la Gold Medal (Selections Mondiales Bruxelles 2016) y 93 Puntos Peñin.

Celler Piñol
Portal Blanc 2017 (8,50€).

De la comarca de Tierra Alta pasamos Bodegas Muñoz, un referente. El chardonay (10,70€) y los tempranillo, Artero(2,95€) y Cepas Viejas (14€), todos ellos, de La Mancha. Esta pequeñita bodega, D.O La Mancha y V.T de Castilla, está en el recóndito y pintoresco Noblejas.

Finca Muñoz.
Finca Muñoz Cepas Viejas 2014 (14€).

En casa, con mi novio, Eros y amigos, así estarán orquestados los últimos y primeros golpes en nariz y en boca del año.   


Texto: Christian Oliva-Vélez
Fotos: Mustache/ Celler Piñol/