Día Internacional del Gato con Chino Moro

El gato feliz lo podemos apreciar en las fotos hechas por este fotógrafo argentino, que vive con su familia en conexión profunda con la jungla en la Riviera Maya.

El gato ronronea y el Chino hace fotos (así, con el artículo, nos referimos a él los amigos). Ambos saben lo que es importante en la vida, y eso es disfrutarla. Esto lo podemos apreciar viendo sus fotos tomadas en el idílico refugio que tiene Moro en la península de Yucatán. La autora Julia Chaplin rinde tributo a este destino con su libro “Tulum Gypset”, la mejor publicación de este destino (Ed. Assouline). En el se muestra la propuesta eco-friendly creada por Chino Moro y Martina Correa, su mujer.

El  gato forma parte del gypset lifestyle, estilo de vida bohemio y sofisticado que reside en Tulum. En las instantáneas que nos mandó el fotógrafo podemos ver que el gato vive en armonía, en comunión con la jungla y su familia. El profundo vínculo entre el humano y el gato se piensa que surgió en la apasionante civilización egipcia. Allí adoraban a la Diosa Bastet o Batit, protectora del hogar, defensora de los hijos y la abundancia. Sin duda, el gato brinda muchos beneficios a nivel espiritual y físico. El que dice que no le gustan los gatos es porque nunca compartió su vida con uno, así lo me lo hizo saber ayer mi amiga Marina.

Brownie y Blue en
Musa House Tulum

En la foto, Brownie esta despatarrado en su mundo mágico. Qué tierno. Los animales mantienen una estrecha conexión con el entorno y la energía en la jungla tropical debe ser muy poderosa.

Musa House Tulum.

El otro hermano gato de Lorenzo, hijo de los anfitriones, se llama Blue. Este gato gris con ojos como el brillante amarillo es el compañero de Chino en las noches de astrofotografía. 

Charlando ayer con él me confesó, “Me encanta fotografiar animales, son impredecibles, tienen una paz encima que, ojalá la tuviésemos nosotros”. No me extrañó saber que también dispara con calma astros y es rápido como un felino capturando atardeceres en la selva. 

A todo esto, Chino es propietario de Tresvanbien, empanadas de lujo y delicatessen, una cafetería de comida orgánica, y Tresvanbien Uh May, su versión gastronómica en la selva. Su refugio en Yucatán se llama Musa House Tulum (alojamiento boutique). La casa respira una atmósfera onírica. La naturaleza es la arquitecta de este proyecto autosuficiente y sostenible donde Brownie, Blue y su familia son felices. 


Texto: Christian Oliva-Vélez
Fotos: Chino Moro

0 comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Escrito por Dog Friendly traveler

Me llamo Christian Oliva-Vélez, llevo 6 años viajando con Eros y estudiando el mundo del can. Como lo bueno se comparte, desde el año 2014 ofrecemos nuestro contenido gratuitamente en la Web de Dog Friendly traveler®, emprendimiento original, único e incomparable.

Publicado el Ago 8, 2020

También te puede interesar…

A %d blogueros les gusta esto: