En un lugar secreto de la Sierra de Gredos

Sierra de Gredos Chaqueta BARBOUR, pantalón DOCKERS, zapatillas ASICS y gafas RUG & BONE.

La Sierra de Gredos brinda un escenario natural que atrapa y San Cayetano es el punto de partida para la aventura. Allí descubrí pozas secretas, donde querrás lanzarte y tú perro lo hará antes.

Con la tracción en las cuatro ruedas, llegamos a la falda sur de la Sierra de Gredos, más arriba de El Raso;  una pedanía de Candeleda. Si decides seguir nuestros pasos, es importante que consideres el nivel de dificultad del terreno. En esa garganta del valle, es fácil imaginarse que viven duendes.

Como ganamos altitud, el sendero estaba cubierto de helechos, flores que parecen tulipanes, robles con musgo y rocas de granito gigantes. La temperatura era muy agradable, pero aún no hacía calor para bañarse. El refugio de piedra de un pastor estaba abierto, entré, su construcción me resultó asombrosa.

El rugir del agua hace irresistible acercarse, lanzarse debe ser una experiencia gloriosa. Las rocas erosionadas forman toboganes y jacuzzis incomparables. Mia Hurtado de Mendoza y Alberto Muñoz, propietarios de la quinta, me contaron que sus perros no se lo piensan, este lugar es toda una atracción. Entre el ruido del agua, oí unos cencerros —siempre me han fascinado—. Busqué su procedencia, en lo alto de la colina encontré a un perro pastor guiando el rebaño y a su amigo humano detrás.

Sierra de Gredos
Refugio del pastor.

En verano, este lugar secreto es el mejor para huir de las multitudes que llegan a Candeleda y al campamento de El Freíllo. No olvides que este rincón es solo para valientes, hay precipicios y debes estar preparado para encontrarte con un coche de frente, no te arriesgues sin no vas con un 4×4 y una buena dosis de valentía.

Eros
Perfil perfecto.

Texto y foto: Christian Oliva-Vélez