Hesperia Madrid, experiencia dog friendly en la calle verde de la capital

Reading Time: 2 minutes

Hesperia Madrid fue nuestra residencia temporal durante la celebración de las sexta edición de 100x100Mascota

Elegimos el Hesperia Madrid para nuestra colaboración especial con 100x100Mascota (Ifema). Nos alojamos por dos noches en la Junior Suite número 309, 41 m² y vistas al Paseo de la Castellana. Los huéspedes que viajen con un miembro no humano de la familia (hasta 8 kg) deben abonar un extra por noche de 20 euros. Para ellos el hotel coloca una cama y bowls.

Eros disfrutando de la Junior Suite.

Como es habitual, Eros y yo fuimos muy bien recibidos. Nuestro cuarto era perfecto. Al entrar, me cautivó el perfume de los lilium orientales. Sobre la mesa del salón, un retrato nuestro junto a otros detalles de bienvenida. Ver esta foto me llenó de alegría. Eso no fue todo. Al entrar en el baño me encontré con mi logo y hashtag dibujados en el espejo. El equipo del Hesperia Madrid supo emocionarme, di las gracias.

Cuando viajamos, suelo desayunar en la habitación para poder estar con Eros (desayunos desde 26 euros). Elegí a la carta. Estando en Madrid, no podían faltar los churros con chocolate. Esta comida es uno de mis rituales favoritos. Mientras tanto, Eros se echó al sol esperando su trazo de manzana y zanahoria.

Hesperia Madrid
Eros oliendo mi desayuno.

Paseando por la Castellana

El Paseo de la Castellana es la avenida más verde de la capital. Una de las razones por las que elegí este hotel fue por su ubicación. En un placer bajar a la calle y encontrarse con árboles y césped en pleno centro. Como parte de la reforma integral de este paseo el gobierno ha planificado un carril bici. Sin duda, Madrid puede llegar a ser un referente internacional de movilidad y lucha contra la contaminación.

Al caer la tarde, una camarera de piso preparó la cobertura. Sobre mi lado de la cama colocó chocolates Godiva y marca páginas con una frase de Séneca y la predicción del tiempo. El día que nos marchamos nos encontramos con Mónica Friera, directora general del hotel. Compartimos un rato agradable. Obviamente, Friera se sumó a la causa que fomento, no al abandono de perros y demás seres sintientes.


Texto y fotos: Christian Oliva-Vélez