Estrela do Mar, residencia perfecta para la vida contemplativa

Vila Vita Collection. Confidencias en Estrela do Mar, nuestra residencia de lujo de Vila Vita Collection.
Reading Time: 3 minutes

Estrela do Mar es uno de los mejores palcos frente al Atlántico en Portugal. Muy entretenidos, meditamos cada momento del día. Gracias a Vila Vita Collection, disfrutamos de una ubicación excepcional. Acércate a la costa del Algarve con tu perro.

En mi cama de Estrela do Mar, me despertó la aurora. Me asomé a la terraza. Nada frente a nosotros más que la playa de Salema, casi salvaje, y el Océano Atlántico: ¡muy bonito! Miré al sol y le di las gracias por el nuevo día. Estaba feliz y subí a Eros a mi cama. El cabecero es de madera y personalizado con el nombre de Möwe Jonathan y el año 1928. El nombre me evocó a la fábula de Richard Bach. En cualquier caso, el gozo de la luminosa libertad es lo que sentí en este cuarto.

Vila Vita Collection
Eros entre algodón portugués.

Como cada mañana, cerca de las 8 am, Eros comió su ración de pienso. Me dí una ducha. Los amenities de Vila Vita Collection son de la línea ‘Banho’ de Claus Porto, un clásico desde 1887. El limón y la verbena naturales perfumaron mi ritual matutino. Dejé entrar la brisa marina. Las olas se escuchaban desde todas las ventanas.

Vila Vita Collection.
El gel de Claus Porto en uno de los baños sin estrenar de Vila Vita Collection.

Haciendo nuevos amigos

Mientras el servicio de limpieza hacía su trabajo, bajamos a la playa. La casa tiene cuatro salidas, la puerta principal está en la rua dos pescadores. Antes de salir, en la cocina cogí una mandarina de una fuente llena de fruta. Este detalle de bienvenida es una tradición alemana (allí es costumbre tener frutas a mano y cerca de la puerta, se brindan a todos los que entran y/o salen). Eros hizo un nuevo amigo. Conversé con su madre no humana, era de Nueva York, vive en Salema, y adoptó a su perro en Animal Rescue Algarve; en la zona también está la Asociación Bamboo.

Desayuno con vistas que enamoran

Al regresar, entré a Estrela do Mar por la terraza que da a Miramar (paseo marítimo). Me quité la arena y retiré la que Eros tenía en sus almohadillas y pecho. Enamorado de las vistas, preparé el desayuno. Bollería típica, mantequilla y mermelada de naranjas del Algarve (las más ricas del mundo). Como de costumbre, me preparé un bowl con frutos secos, frutas y yogur. No faltó el café Delta, otro amenitie de la villa. Miré hacia el horizonte, cerré los ojos y me relajé al sol.

Vila Vita Collection.
Preparé nuestra mesa del desayuno, me inspiró la vista.

Texto y fotos: Christian Oliva-Vélez