Mis rituales de salud en el Castillo de Ambras

Reading Time: < 1 minute

Al bajar de las cumbres de Innsbruck, donde hicimos una ruta de senderismo y comí como Atila, nos acercamos al Castillo de Ambras para practicar mis rituales de salud.

Llegamos al Castillo de Ambras desde el pueblo de Igls y en un coche con conductor facilitado por Turismo de Innsbruck. Allí conocí la siguiente historia. El segundo hijo del rey se casó con la hija de un rico banquero, la unión fue aprobada por el emperador a cambio de discreción. A los pies de los alpes, él creó una residencia con todas las comodidades para su amada Philippine Welser y su colección de arte y curiosidades. Hablamos del archiduque Fernando II de Austria, un auténtico soberano renacentista, mecenas de las artes y las ciencias.

Castillo de Ambras,
Castillo de Ambras.

El acceso al Schlosspark Ambras (jardines del palacio) es gratuito. En este escenario de 20 hectáreas situado sobre una colina, donde se paseó el amor, abracé árboles centenarios e hice unas asanas. Aquí los perros no pueden ir sin correa pero, para la fotos, Eros disfrutó en libertad. Meditando en la postura de la tabla o la plancha (en sanscrito, Utthita Chaturanga Dandasana), Eros intentó desconcentrarme. Luego jugué con él hasta que nos llamaron la atención y volví a colocarle la correa.

Descubre ahora más detalles acerca de nuestra experiencia en Innsbruck, haz clic aquí.


Texto: Christian Oliva-Vélez
Fotos: David Suárez